ME GUSTA Y COMPARTIR

Existe vida después de la muerte y si asi es cómo es



En líneas generales los mensajes vitales trasmitidos por lo seres de alto nivel transmitidas a los humanos en diferentes  repetidamente nos informan que:

    
Todos los humanos sobrevivimos a la muerte física, independientemente de nuestras creencias.
    
En el momento de la muerte tomamos nuestra mente con todas nuestras experiencias vividas, nuestro carácter y nuestro cuerpo espiritual. Sale del cuerpo en el instante de la muerte y se conecta con él mediante un cordón plateado. La muerte ocurre cuando el cordón plateado es separado del cuerpo físico.
    
Después de la muerte física muchos sentirán la necesidad urgente de levantarse hacia arriba.
    
Es muy importante el estado mental que se tenga en el momento de la muerte. Algunos cruzan conscientemente y reconocen a los seres queridos que llegan a darles la bienvenida; otros están inconscientes y son llevados a un lugar de reposo especial.
    
Aquellos seres que en la tierra están profundamente atrapados por fuertes adicciones tales como las drogas, el alcohol, los juegos de azar, el tabaco o son adictos al sexo, pueden ser atrapados en el nivel astral tratando de satisfacer esas acciones.
    
En el momento de la muerte a ciertas personas les resulta fácil separarse de su cuerpo físico. Mientras que otros seres requieren que les ayuden activamente para la transición. Algunos seres muy materialistas tienen un cuerpo espiritual muy denso y les será más difícil separarse de su cuerpo físico ya inservible.
    
Hay que tener en cuenta que ciertos alucinógenos tienen la potencia de sacar al cuerpo espiritual fuera del cuerpo físico. Los drogadictos, vistos por las entidades de la vida póstuma, lucen  como si tuvieran cuerpos vacíos detrás de sus ojos. Al ver un cuerpo vacío otras entidades inferiores intentan entrar en el cuerpo del drogadicto, produciéndose entonces la posesión.
    
No hay ni cielo ni infierno: la localización de la vida póstuma no cambia del plano terrenal ya que las distintas esferas interpenetran desde las más altas vibraciones hasta las más bajas.
    
Quienes tiene ideas fijas, inalterables y dogmáticas, acerca de lo que nos espera inmediatamente después de la muerte, están sujetos a experimentar muy serios problemas.
    
Los ateos, los agnósticos y otros pueden que no tengan dificultad en pasar a las altas esferas, ya que lo que realmente afecta es lo que hicieron en su vida y la motivación que hubo al hacer tal o cual obra, no es importante lo que creyeron o lo que no creyeron.
    
El Amor, el amor incondicional, es la fuerza más poderosa del universo.
    
El amor incondicional es el lazo irrecuperable con nuestros seres queridos en la vida póstuma.
    
La gente sensata común son recibidos por sus seres queridos, las almas gemelas se reúnen y la apariencia en la vida póstuma se asemeja a la mejor edad en el cuerpo físico, en la mayoría de los casos en los primeros medios veinte años.
    
Los seres queridos en la vida póstuma, los recién llegados y otros, tienen la potestad de visitar a sus seres queridos en la tierra.
    
A los seres queridos recién llegados, por lo general en los 3 primeros meses de transición, se les permite que trasmitan a través de mensajes visuales, sueños, apariciones y otros medios, la evidencia de que están vivos.
    
El estilo de vida en la vida póstuma para la mayoría de las personas es de gran belleza, paz, luz y el amor que espera a la mayoría de la gente es inimaginable.
    
Uno todavía puede aprender incluso lecciones espirituales en la vida póstuma y aún progresar a esferas más altas y más bellas.
    
Una vez ya en la vida póstuma, se experimenta la sensación de una enorme liviandad.
    
Las incapacidades físicas que la persona puede experimentar en la tierra desaparecerán, una vez que se hayan ajustado mentalmente no habrá deformidades, enfermedades, ceguera ni ninguna otra cosa que los afectaba adversamente en la tierra.
    
La mente tiene un enorme poder en la vida después de la muerte. Puede crear materia y puede transportar su cuerpo con la velocidad del pensamiento, así si uno se imagina que está en cualquier lugar del mundo, puede llegar instantáneamente.
    
Quienes eran malos consistentemente, son dejados solos, o son encontrados por otros seres con las mismas bajas vibraciones, con la misma espiritualidad muy baja para ser atraídos por las esferas más bajas y oscuras.
    
Algunas personas de la tierra tienen una mejor transición a la vida después de la muerte que otras.
    
Cuanto mayor conocimiento tenemos de la vida póstuma tanto más fácil es la transición.
    
Algunos se quedan entrampados ‘entre los dos mundos’. Al sentir su cuerpo sólido no aceptan que en realidad han fallecido. Muchos entran en confusión mental y pueden perderse durante décadas o aún más tiempo.
    
La energía, alta o baja, es un ‘boomerang’. Cuando le enviamos buena energía a alguien, esa buena energía nos es devuelta tarde o temprano. Si enviamos energía negativa siendo deshonestos, o hacienda trampa, o mintiendo, o asediando, o desacreditando, o haciéndole daño a alguien esa clase de energía negativa sí o sí vuelven a nosotros.
    
‘Cosechamos lo que sembramos’ es la ley espiritual universal. Karma significa que nada se escapa, es la ley de causa y efecto. Todos los actos negativos contra los demás tienen que ser experimentadas en carne propia con el propósito de ‘continuar progresando espiritualmente’
    
Todo pensamiento, toda palabra y toda acción son registrados en la revisión de nuestras propias vidas y todos experimentaremos los efectos de ellos.
    
En las altas esferas es posible recordarlo todo y ver en forma tridimensional cualquier evento en cualquier período de nuestra existencia.
    
El abuso del poder y el hostigamiento sistemático hacia las demás personas son dos de las acciones más kármicas. Un karma horroroso espera a aquellos cuya misión era proteger a la sociedad pero que intencionalmente y de forma deliberada abusaron de su poder, se entregaron a transgresiones arbitrarias y causaron daños y perjuicios a los demás.
    
Ningún ser será excusado de su mal comportamiento aduciendo que sólo cumplía órdenes.
    
La crueldad, ya sea mental o física contra seres humanos o animales es altamente kármica y nunca se justifica.
    
El infierno para toda una eternidad y la condenación eterna fue un invento del ser humano para manipular a otros seres humanos. Si bien es cierto que en la vida póstuma hay esferas inferiores que son particularmente oscuras, desagradables, no se llega allí para estar toda una eternidad. La Ley del Progreso universal asegura que alguna vez en el futuro, aquellos con bajas vibraciones eventualmente, aún si les llevara miles de años, obtienen vibraciones más elevadas y pueden llegar a esferas superiores.
    
Nadie nos juzga ni nos condena a las esferas inferiores. Somos nosotros mismos que nos condenamos debido a las bajas vibraciones o baja espiritualidad que adquirimos durante nuestra vida en la tierra.
    
Inmediatamente después de la muerte nuestras vibraciones no cambian, aún si nos arrepentamos poco antes de morir. Nos llevamos las vibraciones acumuladas que adquirimos, o perdimos, durante toda nuestra vida en la tierra. El bautismo y el arrepentimiento son absolutamente absurdos como un medio de obtener ‘un mejor trato’ inmediatamente antes de la muerte.
    

Impedir a los demás el acceso al conocimiento de la verdad es altamente kármico.
    
Nadie en la tierra ni en ninguna parte puede dañarte espiritualmente.
    
No nacemos iguales espiritualmente.
    
El egoísmo es una de las mayores transgresiones contra la espiritualidad y es altamente kármico.
    
No venimos a este mundo a una vida de ensueño, sin pena, sin sufrimiento y sin problemas. Cuanto más variada sean nuestras experiencias, cuanto más aprendamos de nuestros errores, tanto más valiosa es nuestra existencia.
    
Tenemos que tener presente que las leyes universales funcionan aunque no las conozcamos.
    
Es importante que por el mero hecho de ser religioso o pertenecer a una religión no nos convierte en personas espirituales.
    
No participar en los ritos religiosos, como por ejemplo bautizarse, confesarse, y no creer en dogmas ni en doctrinas no le impide a nadie alcanzar la mayor espiritualidad ni las esferas superiores de la vida después de la muerte.
    
Hay algunos peligros inherentes en comunicarse con las entidades de la vida póstuma.
    
Quienes están en la vida póstuma pueden leer nuestras mentes y poner ideas y pensamientos en nuestras mentes. Las entidades más bajas pueden poner pensamientos negativos, y los seres positivos y más iluminados nos ayudan con pensamientos positivos, pero somos nosotros mismos usando el libre albedrío que se nos dio quienes debemos tomar una resolución sobre nuestro actuar.
    
Estamos en libertad de llamar a los poderosos protectores de la vida póstuma para que nos ayuden a enfrentar los problemas diarios pero ellos no decidirán por nosotros.
    
Lo que le pase a una persona que se suicide depende de muchas cosas. La motivación es lo esencial. Quienes se quitan la vida para evitar problemas y responsabilidades probablemente aumenten sus problemas y responsabilidades en la vida póstuma.
    
Hay diferentes niveles de esferas en la vida póstuma, desde las vibraciones más bajas hasta las más altas. Al morir físicamente vamos a la esfera que mejor se adecúe a las vibraciones que acumulamos durante nuestra vida en la tierra. Para la mayoría de las personas se va a la ‘tercera’ esfera —que algunos llaman de Tierra de Verano, un lugar hermoso. Cuanto más altas son las vibraciones, tanto mejor son las condiciones, que nos llevarán a esferas más altas. Según testimonios las esferas más altas son demasiado bellas para imaginarlas. Sin embargo, para quienes tengan vibraciones muy bajas, existen muy serios problemas.

    
Consistente con la Ley del Progreso, eventualmente, aún si toma miles de años, todos llegaremos a las altas esferas.
    
Hay realmente una Guerra entre las Fuerzas de la Luz y las Fuerzas de la Oscuridad. Quienes continuamente dispersan oscuridad: ignorancia, propaganda falsa y perniciosa, odio, hostigamiento a los demás, abuso de poder, mentiras, estafas, dominación para explotar y otras energías negativas, atraerán y muy probablemente formarán parte de las Fuerzas de la Oscuridad. Quienes trabajan y divulgan un mayor entendimiento, conocimiento, paz, amor, luz, armonía, y otras energías positivas, atraerán y formarán parte de las Fuerzas de la Luz.
    
Cada quien es responsable de su vida y de las consecuencias que tengamos ya sea en esta vida terrenal, pero especialmente de las consecuencias que tengamos en nuestra vida póstuma. Aquello del libre albedrío y del karma se cumple sin excepción.

UNETE Y RECIBE TODO SOBRE EL MUNDO ESÓTERICO

Suscríbete a GRAHASTA
 
Alojado en egrupos.net