Cómo es o podria ser la vida en el más allá





La enseñanza más profunda y esclarecedora sobre lo que sucede después de morir, la encontré en la Teosofía Original, la cual aquí resumo.

Existe una Ley en la Creación que dice que todo en el Universo (desde los átomos hasta las galaxias) se mueve a través de ciclos, donde se alternan periodos de actividad y manifestación, con periodos de descanso y sustracción.


El ser humano no es la excepción, así es que su existencia se alterna de periodos de manifestación y actividad en el plano físico en donde va a tratar de evolucionar desarrollándose y ganando experiencia, con periodos de descanso y sustracción en los planos sutiles, en donde va a descansar y asimilar lo que vivió en el plano físico.

El sueño (que es un ciclo menor) es un buen ejemplo para comprenderlo. Los días y las noches se alternan, durante los días estamos activos y durante las noches descansamos. De hecho, se puede decir que la muerte es un “sueño” más grande en donde despiertas pero con un nuevo cuerpo.

El ser humano es una consciencia que funciona a través de siete principios (un cuerpo físico y seis envolturas sutiles).



Estos principios se dividen en dos componentes:
La triada superior constituida por el espíritu, el alma y el mental que es la verdadera Individualidad, la parte inmortal del hombre que viaja de vida en vida y
El cuaternario inferior constituido por los cuerpos del deseo, de vitalidad, astral y físico que es la manifestación cíclica de la Individualidad (conocida como personalidad) y como tal es perecedera, requiriéndose renovar en cada reencarnación.


Pueden compararlo con la flor. El cuaternario inferior es la manifestación de la flor (sus pétalos, sus hojas, su tallo) que cada año surge. Mientras que la triada superior es la raíz que existe invisiblemente. Cíclicamente la raíz proyecta su esencia al exterior para formar la flor y cuando el periodo de manifestación llega a su fin, la raíz reabsorbe la savia y la flor se marchita. La raíz no muere, es simplemente su exteriorización representada por la flor la que desaparece.



Lo mismo pasa con el hombre. Cuando este se va a volver a reencarnar sobre la Tierra, el mental proyecta un rayo de su esencia hacia el mundo físico, el cual se va a entronizar con kama, el cuerpo del deseo para formar la psique (el Ego personal encarnado) o sea el ser pensante y emocional que las personas conocen como “yo” y al cual se identifican. Ese “yo” para poder expresarse en la Tierra va a necesitar de un cuerpo físico y para que ese cuerpo físico pueda funcionar, se necesita también de:
un cuerpo astral que le dé y mantenga su forma y
un cuerpo de vitalidad que le dé energía y lo mantenga vivo.
Estos tres cuerpos (astral-vitalidad-físico) se los conoce como la triada inferior.

La muerte y lo que sucede después es el proceso inverso que se puede dividir en cinco etapas.

1)   La muerte física.
2)   Entrada en el Mundo intermedio (Kama-loka).
3)   Lucha entre su naturaleza superior e inferior.
4)   Estado de gestación.
5)   Estancia en Devachan (“el paraíso”) o Avitchi (“el infierno”).
6)   Nueva reencarnación.



Para facilitar el entendimiento imaginen que el mundo tanto visible como invisible está compuesto de tres pisos.



-        abajo es el mundo físico,
-        en medio está el Kama-Loka (“el plano astral”) que es el puente entre el mundo físico y el mundo divino, y por así decirlo el basurero donde se queda toda la inmundicia incapaz de ascender a los planos de existencia superiores.
-        arriba se encuentra el mundo divino, o si prefieren, los planos espirituales, Devachan, el Paraíso, llámenlo como quieran.


1. LA MUERTE FÍSICA

Al morir, la persona ve pasar en su mente todos los acontecimientos de su vida en un breve destello. El cerebro agonizante desaloja la memoria con un fuerte impulso supremo hacia el ser interno, en donde se restaura fielmente toda impresión que haya percibido (incluso a nivel subconsciente). Toda su vida queda indeleblemente grabada en el Ego personal (el ser interno), hasta en los más mínimos detalles. Este es el momento de la verdad, cuando la persona se ve a sí misma como realmente era y no como imaginaba ser.

Cuando esta labor solemne ha finalizado, el cuerpo astral se desprende del físico y habiéndose ido la energía de vida, los cuatro principios restantes se trasladan a Kama-Loka (el mundo intermedio entre el mundo divino y el mundo físico). La triada inferior se desintegra, gradualmente las partículas que componían los tres cuerpos inferiores se disuelven en sus planos respectivos, mientras que el Ego cae en inconsciencia.


2. ENTRADA EN EL MUNDO INTERMEDIO (KAMA-LOKA)

« Cuando el hombre muere, su mental (el quinto principio) se hace inconsciente y pierde toda rememoración de las cosas internas al igual que externas. Ya sea que su estancia en Kama-Loka tenga que durar solo unos pocos momentos, horas, días, semanas, meses o años; ya sea que haya muerto de muerte natural o violenta; ya sea que haya ocurrido en su juventud o en su vejez; y ya sea que el Ego haya sido bueno, malo o indiferente. Su consciencia lo abandona tan súbitamente como la llama abandona el pabilo cuando se apaga. »
(Carta Mahatma 20C, p128)

Esta etapa puede durar desde unos cuantos minutos, hasta varios años, dependiendo de los apegos que tiene la persona con el plano físico, dependiendo de su desarrollo espiritual y de su disposición a pasar a la siguiente etapa conocida también como el “Juicio Final” de esta vida (el verdadero Juicio Final vendrá al final de todas las reencarnaciones, cuando termine el ciclo cósmico y venga la Resurrección). Entonces la persona se despierta para entamar una:


3. LUCHA ENTRE SU NATURALEZA SUPERIOR Y SU NATURALEZA INFERIOR

Aquí es donde se manifiesta la dualidad del quinto principio (el mental), con su naturaleza superior, luminosa que aspira ascender hacia la divinidad y su naturaleza inferior, oscura que busca hundirse en la materia. Y es donde radica el libre albedrio en el hombre, la libertad de escoger entre una u otra tendencia. Evolucionar siguiendo el camino del bien o involucionar siguiendo el camino del mal.



SI GANA LA NATURALEZA SUPERIOR

La mayoría de las veces gana la naturaleza superior porque incluso hasta la gente muy mala expresó algo de luminosidad durante su vida (a pesar de su maldad, usualmente amaron a alguien: a sus hijos, a su pareja, a su mascota…)

Entonces, la quintaesencia del Bien del Ego se reintegra con la triada superior, llevándose con él sus porciones más espiritualizadas, sus afectos más nobles, sus aspiraciones santas (aunque sean terrenales) para entrar al estado de gestación. Y dejando “afuera”, lo más burdo, negativo y tosco de la persona. Ese desecho se le llama un elementario, es un cascarón vacío de las virtudes y cualidades de la persona, con solo un resto de mental y recuerdos. Una pálida copia de lo que fue la persona con los instintos más brutales plenamente vivos, que seguirá vagando en el Kama-Loka por un cierto periodo, en lo que se va desintegrando. (CM 16, p103)



SI GANA LA NATURALEZA INFERIOR

Sin embargo, hay casos en que la persona se identifica y se apega a tal grado con la maldad que su naturaleza inferior absorbe por completo al Ego. En esos casos la triada superior, no teniendo nada que aportar con ella, se separa y la entidad desencarnada se vuelve un ser sin alma que al poco tiempo volverá a reencarnar en el plano físico, en donde Karma (la Ley de retribución) le hará experimentar todo el dolor y el sufrimiento que hizo a los demás durante su anterior vida terrenal. Si bien es un castigo, el objetivo también es pedagógico. (CM16, p104)

Cada ser es importante, por lo tanto se busca que esos Egos recapaciten y cambien su actitud, por ello se les tiene gran tolerancia, pero si a pesar de los múltiples intentos durante varias reencarnaciones para que retomen el camino de la evolución espiritual, esos Egos insisten en hundirse cada vez más en el camino del mal, su vibración volviéndose demasiado negativa para poder permanecer en la Tierra, terminarán por caer en una región misteriosa (de la cual a los Maestros no les gusta hablar) siendo atraídos por su propio pesado magnetismo, en donde su destino será la aniquilación.

Ahí, esas “almas perdidas” son una y otra vez trituradas en el laboratorio de la Naturaleza, hasta que finalmente el agregado de átomos astrales, vitales y psíquicos que los componen son disipados. Mientras que la triada superior, después de un periodo más o menos prolongado de descanso inconsciente en el Espacio infinito, se encontrará renacida en otra personalidad, para proseguir con su evolución. Para merito de la humanidad, semejante extinción total de la existencia, no ocurre tan frecuentemente para hacer un gran porcentaje.




4. ESTADO DE GESTACIÓN

La persona vuelve a caer en inconsciencia y así como tuvo un periodo de gestación en el vientre de su madre antes de nacer en el mundo físico, también va a tener un periodo preliminar que la va preparar para lo que va ser propiamente su “vida” en el Más Allá hasta que vuelva a reencarnar. Durante ese proceso la persona vuelve a repasar lo que fue su vida en la Tierra, seleccionando los acontecimientos que la marcaron, o sea todo aquello que en mayor o menor medida amó u odió, desechando el resto que no tuvo incidencia en ella al elementario.

La duración del estado de gestación es muy larga, proporcional al vigor espiritual del Ego y al final de este periodo conocido como la “segunda muerte”, las personas irán a Devachan (“el paraíso”) o Avitchi (“el infierno”) según sus atracciones.


5. ESTANCIA EN DEVACHAN o AVITCHI

¿QUIENES VAN A DEVACHAN?

Todos aquellos que NO se hayan dejado caer en el fango del pecado irremisible y de la bestialidad van a Devachan. El karma malo que hayan generado durante su vida terrenal se hace a un lado, por el momento para posteriormente seguirlos en su futura reencarnación. Ellos solo llevan consigo a su Devachan el karma positivo de sus buenas acciones, palabras y pensamientos. Posteriormente ellos tendrán que pagar por sus pecados quieran o no. Mientras tanto son recompensados recibiendo los efectos de las causas positivas producidas por ellos. (CM16, p101)


¿QUÉ PARTE DEL HOMBRE VA A DEVACHAN, LA PERSONA, SU ALMA o EL ESPÍRITU?

El Ego personal desde luego, pero beatificado, purificado y santificado. La razón es porque la parte divina del hombre (el dúo espíritu-alma llamado la monada) siendo algo puramente espiritual, NO puede tener una existencia consciente en Devachan, a menos que asimile algo de la mente y de la memoria de la persona, pero la monada NO es capaz de asimilar salvo aquello que es bueno y puro, de aquí que las vibraciones bajas no puedan seguir a la persona purificada en Devachan.

Para dar una analogía es como la oruga que se transforma en mariposa, solo que aquí no hay una metamorfosis, sino la separación de lo bueno del Ego que en unión con su parte divina, va a Devachan, dejando lo malo en Kama-Loka como una crisálida vacía.




RESUMEN DE LA ESTANCIA EN DEVACHAN

Es un estado de consciencia de inmensa felicidad, durante el cual la persona cosecha el premio de su altruismo en la Tierra. Los momentos más dichosos de su vida o sus más grandes anhelos que no pudo realizar, van a servir de base para soñar todo lo que la haga más feliz. Algunos objetaran que solo será un sueño, pero será vivido con tanta intensidad, con tanto detalle, que la persona lo sentirá mucho más real que todo lo que haya podido experimentar durante su estancia física y sin ninguna aflicción que la disturbe. Al grado que estará tan absorbida en su dicha que se olvidará de todo lo demás, perdiendo la noción del tiempo.

La calidad de esa experiencia dependerá de su desarrollo evolutivo, así alguien muy espiritual tendrá un Devachan mucho más profundo y enriquecedor que una persona muy materialista, la cual estará inconsciente en los casos más extremos. De ahí que hay tantas variedades de Devachan, como en la Tierra hay matices de percepción.

Actualmente el período de estancia en Devachan es en promedio de unos 1’500 años, aunque con grandes diferencias (desde unas semanas hasta varios milenios). Todo depende de que tanto la persona:
generó karma positivo. Así, personas como Madre Teresa o Bill Gates tendrán un Devachan mucho más largo que él quien dio mil pesos para el Teletón,
generó energía psíquica. Así, escritores, artistas, científicos tendrán un Devachan mucho más largo que él quien se pasó toda su vida viendo televisión.
Devachan no solo es una recompensa por nuestros esfuerzos hechos durante la vida física, sino que también es un reposo reparador entre dos reencarnaciones, sin el cual los humanos sucumbirían de tensión y cansancio, si tuvieran que reencarnar succesivamente sin pausa. Y también permite desarrollar las cualidades buenas de los humanos, las cuales se encuentran sofocadas durante la reencarnación por su naturaleza inferior (al menos en las primeras etapas de su evolución).
  

¿QUIENES VA A AVITCHI?

Aquellos que son monstruos de maldad, de sensualidad, ambición, avaricia, orgullo, engaño, etc., pero que sin embargo tienen un germen de algo mejor, destellos de una naturaleza más divina. Dicha chispa divina, estando latente y humeante bajo un montón de suciedad contrarrestará sin embargo, la atracción de la octava esfera en donde solo caen en “el foso sin fondo” las absolutas nulidades; “fracasos de la naturaleza” para ser completamente remodelados, cuya parte divina se separó de la personalidad durante su vida (ya sea en el nacimiento inmediatamente precedente o en varios nacimientos precedentes) y que han vivido como seres humanos desalmados.

Bien, la primera entidad de la que hablamos no puede entonces con toda su maldad ir a ese lugar, dado que su maldad es de una naturaleza demasiado espiritual y refinada. Él es un monstruo, no un mero bruto desalmado. Se trata de una energía fuerte, obstinada, maléfica, alimentada y desarrollada por las circunstancias, algunas de las cuales pueden haber estado realmente más allá de su control. Para una naturaleza como esta debe haber un estado correspondiente a Devachan y este se encuentra en Avitchi. La perfecta antítesis de Devachan. (CM 25, p196)


¿DÓNDE SE UBICAN DEVACHAN Y AVITCHI?

Devachan y Avitchi NO son localidades, sino estados de consciencia que dependiendo el desarrollo de la persona, lo va a vivir en diferentes lugares ubicados en los planos sutiles. Esquemáticamente, Devachan se va a vivir del plano manasico (mental) para arriba y Avitchi se va a vivir del plano kamico para abajo.



Lo detallo en:
¿Dónde están ubicados el paraíso y el infierno?
Rupa-Loka y Arupa-Loka
El Kama-Loka


6. NUEVA REENCARNACIÓN

Como en la vida física, también hay para el Ego en Devachan (y en Avitchi) los primeros latidos de la vida psíquica, el logro de la plenitud, la gradual extinción de la fuerza pasando de una semi-inconsciencia al gradual olvido, luego letargo y por fin al olvido total. Para luego, cuando los impulsos psíquicos y mentales se agotaron y que Karma está satisfecho en esa dirección. No morir, sino renacer.

La persona atraída por el karma malo y por Tanha (la sed de vivir), vuelve a reencarnar en una nueva personalidad que generará un nuevo cúmulo de causas que a la siguiente muerte, deberán ser desarrolladas y agotadas en un nuevo Devachan (o Avitchi) y después otro nuevo renacimiento físico como una nueva personalidad, etc. Y esta cansada sucesión de reencarnaciones, alternando vidas físicas con vidas sutiles, el ser humano la debe recorrer hasta el final de su evolución cósmica, a menos que en el ínterin logre vencer los apegos del Ego, luego se vuelva un gran Adepto y quede así liberado por una Ronda o dos, habiendo aprendido cómo interrumpir los círculos viciosos y pasar periódicamente dentro del Paranirvana. (CM25, 196)


OBSERVACIÓN

El ser humano para poder evolucionar está obligado a alternar sus estancias entre el mundo divino y el mundo físico, solo que al principio el hombre común al momento de “subir”:

-        se queda mucho tiempo atascado en el Kama-Loka a causa de sus apegos, lo que por cierto le ocasiona fuertes pérdidas energéticas, y
-        debido a su falta de evolución es incapaz de mantenerse “despierto” en los elevados niveles vibratorios en los que vibra el mundo divino, provocando que se la pase dormido y soñando durante su estancia en esa región sutil.

Sin embargo, a medida que evoluciona, su pasaje por el Kama-Loka va a ser cada vez más corto y su conciencia se mantendrá despierta en niveles vibratorios cada vez más elevados, haciendo que esas interrupciones de conciencia vayan disminuyendo hasta cesar. Entonces, su conciencia será continua tanto al dormir como después de morir.

Y a todavía mayor evolución se liberará de lo que los orientales llaman el Samsara (el ciclo de reencarnaciones) y comenzará su existencia como un “Ser Cósmico” en planos todavía más superiores de existencia, pero esa es otra historia...


La enseñanza que dieron los Mahatmas es inédita en varios aspectos y como podrán darse cuenta, las religiones y mitologías expresan formas alteradas, seguramente debido a que la enseñanza original que recibieron con el tiempo se fue deformando.

Fuente: Esoterismo Guia


UNETE Y RECIBE TODO SOBRE EL MUNDO ESÓTERICO

Suscríbete a GRAHASTA
 
Alojado en egrupos.net

PARTICIPAR EN ESTE BLOG