Cómo experimentar otras Dimensiones


Cuando llegó a casa, Usted guardó el dinero en el último rincón del cajón del escritorio.

Durante el baño se puso a pensar: "’¿Me estaré volviendo loco?" ¿O será verdad que ese viejo viene de otra dimensión para revelarme algún secreto?"

Pensó que sería mejor no contar nada a nadie sobre el viejo de la esquina y el sueño, pues ni él mismo lo entendía.

Tenía la sensación de que aquella noche habría un nuevo contacto. Sería mejor que se quedara tranquilo, que evitara la ansiedad. Puso una música relajante, procuró no pensar demasiado y se quedó dormido.

Y así fue. De pronto Usted empezó a soñar, a ver aquellos puntos luminosos que bailaban encima de la cama. Pero en esta ocasión se acercaron a la oreja de Usted quien pudo oír con claridad:

Te espero en aquella esquina.

No se lo pensó dos veces. Se levantó, aún en sueños, se vistió deprisa y salió sin hacer ruido.

Allí estaba.

- ¿Quién es usted, señor?

- El Señor que está en el cielo.

Puedes hablarme de tú instantes después el anciano echó a andar poco a poco, y le hizo señas para que se colocara junto a él.

Cuando Usted dobló la esquina con el viejo, miró alrededor asombrado, sin entender nada. Era un paisaje totalmente distinto. Usted veía hora bajo un cielo estrellado un valle verde y florido, resplandeciente a la luz de la luna, oía cómo el agua caía por una pequeña cascada del río que corría cerca del camino. En las piedras del río, un brillo cristalino.

- El universo es rico y abundante – le dijo el anciano cuando lo vio más tranquilo. Y se quedó en silencio, como si esperara una respuesta. Pero Usted insistió:

- ¿Quién eres?

- ¿No me presenté ya en el primer contacto?

- Vanguardia… ¿es ese tu nombre?

- Lo es. ¿Lo encuentras extraño?

- Hombre…

- ¿Y el tuyo, Usted?

Usted Respiró hondo y esperó a que el viejo siguiera hablando.

- La riqueza del Universo se manifiesta de infinitas formas, de distintas maneras, incluso a través de ti y de mí. Cada uno de nosotros tiene el poder de crear una parte de esa riqueza y de disfrutar de la abundancia que el Universo nos ofrece.

- El dinero nos permite hacer cosas que o podríamos comprar con él. Tiene mucho más valor del que aparece escrito en el billete o en un extracto de cuenta bancaria. Es el medio del que se sirve el hombre para entrar en contacto con esa riqueza. Es un vehículo que nos lleva a ella. Transmite un mensaje de gran poder, es un pasaporte para disfrutar de la abundancia que hay en el mundo y, al mismo tiempo, nos enseña cómo manejarla. El dinero es una representación de la energía vital.

- No es un pecado que te guste el dinero, aunque mucha gente lo crea. No hay problema tampoco con tener la ambición de ganar mucho dinero y ser rico. De hecho, estos sentimientos son muy positivos si van dirigidos hacia la felicidad y la realización. Ser ambicioso es estupendo cuando se juega al juego de ganar-ganar.

- ¿De qué juego estás hablando?

- Es el juego de la creación permanente, el de la vida. El universo es en potencia un lugar abundante. Hay para todo el mundo. Se ha construido para que todos ganen, para que todos crezcan y disfruten. Cuando alguien juega a ganar a costa de que otro tenga que perder, está provocando un desequilibrio ecológico en el Universo. Jugar en términos de "yo gano y tú pierdes" no es provechoso para nadie, porque así se consume más energía de la que se crea. No es una acción que esté en sintonía con el Universo, es un acto entrópico. y entropía es lo contrario de sintropía, que es la manera en que los seres evolucionan en el universo.

-¿Quieres decir que todos podríamos ser ricos?

-Sólo si todos fuéramos prósperos. La prosperidad es algo muy distinto de la riqueza, es mucho mas. La prosperidad individual es la armonía con la prosperidad del universo. Y una de las consecuencias más inmediatas de esa sintonía espiritual con el Universo es la prosperidad materia, es decir, el poder de ganar más dinero.

- ¿Ganar dinero es disfrutar de prosperidad?

- La prosperidad no es sólo riqueza, es también salud y amistad. No sirve de nada dedicarse a acumular dinero, pues por sí solo no resuelve nada. Es necesario tener salud para disfrutarlo y para hacer que siga produciendo más riqueza. Y de nada sirven sólo el dinero y la salud, si no se tiene amistad ni bienestar ni la energía necesaria para generar más riqueza. La prosperidad es utilizar la riqueza para el propio bienestar y para el de los demás?

- ¿El dinero no trae prosperidad?

- No. La prosperidad trae dinero. Te encontrarás en la vida con gente rica que se comporta como si fuera pobre. Si una persona es rica pero no próspera, su dinero se acaba y ya no volverá a ser rica nunca más.

- Pero resulta muy difícil ser próspero cuando no se tiene dinero verdad?

-No, no lo es. Porque la prosperidad es un estado mental. No dependemos del dinero para ser prósperos. Si fuera así, si fuera tan difícil, no nos encontraríamos con esos inmigrantes que llegan aun nuevo país completamente pobres, sólo con la ropa que llevan puesta, después de perder todos sus bienes en alguna guerra en su país de origen, y que al cabo de pocos años se han convertido de nuevo en millonarios.

-¿Cómo lo consiguen?

- Lo han conseguido aquellos que desembarcaron en la tierra escogida con conciencia de prosperidad. Con la firme convicción de que iban a vencer. Cuando adquieras conciencia de prosperidad , el dinero se manifestará en tu vida en el momento que lo desees. Y conseguirás también que se manifiesten en ti la salud, el bienestar y la felicidad porque estarás generando riqueza en el Universo.

-¿ Y como puedo hacerlo?

-Haciendo más con menos. Produciendo más con menos esfuerzo. Haciendo que el dinero trabaje para ti y no que tú trabajes para el dinero.

-Pero ¿cómo?

-Para seguir el camino de la prosperidad a veces el problema no es el dinero. Hay mucha gente que tiene dinero y no es próspera. En este caso, esa gente tendría que trabajar los demás aspectos: productividad y creatividad, armonía, salud, bienestar.

-Pero en mi caso, el dinero es un problema- lo interrumpió Usted . Y el viejo sonrió.

-El primer paso consiste en hacer las paces con el dinero, trabar amistad con el dinero.

El anciano sonrió con picardía y su cabeza quedó bañada por una luz dorada. Era el sol que se reflejaba en su rostro. Con voz musical añadió:

- A partir de ahora, cada día recibirás mensajes que te servirán de orientación para que alcances la prosperidad.

Usted recordó su dormitorio. Casi de inmediato se encontró allí. Parpadeó y entonces despertó. ¿Sólo se trataba de un sueño?

PREGUNTAS QUE VALE LA PENA RESPONDER

1. ¿Qué cambios crees que debes hacer en tu modo de vida?

2. ¿Qué es lo que aún no has hecho y que sabes que tendría una influencia positiva en tu modo de vida?

3. ¿Crees que hay en ti una fuerza oculta que todavía no ha sido explotada?

4. ¿Qué valor le das al dinero?

5. ¿Qué significa la prosperidad para ti?

6. ¿Es lo mismo ser próspero que ser rico?

7. ¿Cuál es el principal sueño de tu vida?

Anotaciones del autor al margen

El miedo y la preocupación son los principales obstáculos para el éxito.

No es oro todo lo que reluce.

Si crees que algo es demasiado bueno para ser verdad, probablemente estarás en lo cierto.


UNETE Y RECIBE TODO SOBRE EL MUNDO ESÓTERICO

Suscríbete a GRAHASTA
 
Alojado en egrupos.net

PARTICIPAR EN ESTE BLOG