Como ayuda el Esoterismo a la vida Diaria para solucionar nuestros Problemas


diseños la diversión
Todos los problemas tienen solución. Solo hay que buscar el camino. Y cualquiera que nos conduzca a solucionar nuestros dilemas es un buen camino. Pero antes de elegir un rumbo lo primero que tenemos que reconocer es que realmente "tenemos un problema". En ese instante en el que nos damos cuenta de que algo no funciona del todo bien es cuando debemos tomar la decisión de actuar. O bien buscando a alguien que nos ayude o ayudarnos a nosotros mismos. Si la ciencia es incapaz de darnos la respuesta satisfactoria, si todos los remedios ortodoxos se han agotado y no sabemos qué hacer, por dónde tirar y a quién preguntar, existe todavía una luz, una puerta que nos resta por abrir: las prácticas esotéricas. Es nuestra alternativa, nuestra posibilidad de conseguir nuestras metas, nuestra gran fuente de respuestas.

Si estas prácticas ancestrales han funcionado durante siglos ¿por qué no han de funcionar ahora? Las prácticas esotéricas pueden darnos la respuesta y ayudarnos a solucionar todo lo que nos ocurre. Ese es el motivo por el cual todos los pueblos de la antigüedad han desarrollado sus propias técnicas esotéricas y el hombre ha visitado adivinos y chamanes, magos y videntes que con sus técnicas adecuadas han puesto al descubierto el interior del alma humana y los hechos que permanecen ocultos. De esta manera nos guían a través de los problemas y nos ofrecen la información correcta que nos permita llegar a la solución adecuada. El esoterismo actúa en un doble sentido: por un lado nos permite averiguar cuál es el problema por medio de la adivinación y por otro nos ofrece la solución a través de la magia esotérica

Si ya sabemos cuál es el problema que nos está molestando o cuál es el deseo que queremos ver cumplido podemos ir directamente en busca de la solución eligiendo cualquiera de los métodos que la magia esotérica pone a nuestro alcance. Sin embargo en ocasiones desconocemos cuál es el tipo de problema que nos está acosando. En estos casos lo más oportuno es elegir uno de los métodos adivinatorios que están a nuestro alcance y a la persona apropiada que utilice alguna de estas técnicas.

Existen infinidad de métodos destinados a la adivinación. Podemos encontrar ayuda en la cartomancia (adivinación por las cartas); en las runas (adivinación por medio del alfabeto rúnico); en la quiromancia (adivinación a través de las rayas de las manos); en el horóscopo (adivinación por medio de la astrología); en la bola de cristal, en el péndulo, etc., con toda seguridad habrá alguno que nos seduzca de forma especial.

Cuando ya hemos optado por uno u otro método, debemos buscar a una persona que lo practique. Tal vez no sea una labor fácil, sin embargo existen una serie de centros esotéricos, de una gran seriedad donde nos pueden asesorar para que no nos convirtamos en víctimas de cualquier charlatán sin escrúpulos. Nuestro vidente, nuestro mago, nuestro chamán, a través del método que hemos elegido nos dirá exactamente lo que nos ocurre, cuál es el problema y cómo conseguir nuestros deseos. Además nos ofrecerá un amplio abanico de soluciones que pasan, en la mayoría de las ocasiones, por la práctica de alguno de los métodos de la magia esotérica.

Si definitivamente decidimos recurrir a ella para resolver nuestros problemas es muy importante saber que sin fe son muy escasos o nulos los resultados que podemos obtener. Aquel que no confíe en lo que está haciendo es mejor que abandone cualquier práctica de este estilo. Para llevar a cabo un acto mágico es imprescindible creer en lo que estamos haciendo y focalizar nuestro pensamiento hacia unos resultados positivos concentrando toda nuestra atención en aquello que estamos realizando. La magia es una cuestión de fe.

Hay dos cosas que podemos hacer a la hora de resolver nuestro problema. Podemos, por un lado, seguir los consejos del vidente que hemos consultado o, al contrario, caminar solos utilizando cualquiera de los métodos que nos ofrece la magia esotérica. Si optamos por lo primero es conveniente seguir paso a paso las indicaciones del profesional poniendo toda nuestra confianza en él. Seguramente no nos defraudará. Pero si optamos por seguir solos el camino, nos encontramos con la posibilidad de elegir entre un gran número de métodos, rituales o remedios mágicos como pueden ser los rituales con velas, sahumerios, baños, aguas, riegos y amuletos. Todos ellos persiguen el mismo fin: cambiar acontecimientos de nuestra vida. Y todos ellos también se sirven de una serie de elementos básicos para llevarlos a la práctica. Estos elementos pueden estar constituidos por aceites, granos o polvos, esencias, perfumes y colonias, inciensos y resinas, velas o simplemente un símbolo. Elegiremos uno u otro elemento o una combinación de varios dependiendo del fin que queremos conseguir y del método que vamos a utilizar.

Si ya estamos familiarizados con alguno de estos métodos y conocemos su utilidad podemos elegir aquel con el que más nos sentimos más identificados y llevarlo a la práctica. Pero también es posible que entre todos los estos recursos y elementos que hay a nuestro alcance no sepamos cual o cuales son los más adecuados para cumplir nuestros fines. Si esto es así lo más recomendable es dejarse asesorar en algún centro esotérico o en tiendas especializadas donde nos orientarán sobre los remedios adecuados para los fines que perseguimos.

Una vez que sabemos lo que es mejor para nosotros, lo que va a dar solución a nuestro problema, lo que nos va a ayudar, el paso siguiente es conseguir los remedios adecuados (ritual con velas, sahumerio, amuleto, etc.) para llevar a cabo el acto mágico. Tanto si realizamos un ritual con velas, como si encendemos un sahumerio o nos compramos un amuleto, lo más importante es que estemos convencidos de lo que estamos haciendo, de que nuestro problema se va a solucionar. Si no tenemos fe, lo mejor es abandonar la idea. Pero si por el contrario la fe es la que mueve nuestros actos, no hay que dudarlo porque la magia esotérica no nos defraudará. Es muy importante saber que el poder de modificar algo en nuestra vida reside en uno mismo. Nuestra propia fuerza mental dirigida hacia el objetivo que nos hemos propuesto hará que ese gran esfuerzo se transforme en el resultado óptimo que andamos buscando.


UNETE Y RECIBE TODO SOBRE EL MUNDO ESÓTERICO

Suscríbete a GRAHASTA
 
Alojado en egrupos.net

PARTICIPAR EN ESTE BLOG