ME GUSTA Y COMPARTIR

LA MAGIA DE LAS FLORES DE BACH

Las flores de Bach son preparados naturales de flores silvestres cuyas propiedades fueron investigadas entre 1928 y 1936 por el médico inglés Edward Bach. En la actualidad son muchas las personas que acuden a este tipo de terapia, pero ¿en qué consiste y cómo se aplica?

“Las esencias florales resultan de utilidad para mejorar la autoestima, el cuidado preventivo de la salud física y emocional y el desarrollo de la mente”, afirma Susana Veilati, terapeuta floral integrativa, presidenta de la Asociación de Terapia Floral (SEFLOR) y directora de la Escuela Española de Terapia Floral.

Susana, al igual que otras muchas personas en nuestro país, lleva varios años trabajando con las flores de Bach, un sistema ideado por el doctor Edward Bach (ver recuadro) y basado en preparados que recogen las propiedades terapéuticas de las flores.

“Bach investigó y elaboró 38 esencias de 38 plantas que crecen en la campiña inglesa, a excepción del olivo, la vid y la ceratostigma; las dos primeras, mediterráneas y la tercera del Himalaya”, explica Susana Veilati a MÁS ALLÁ.

La terapia floral cuenta con la ventaja de no tener contraindicaciones ni provocar efectos indeseados, además de ser compatible con cualquier clase de tratamiento. De hecho, este tipo de terapia permite su aplicación tanto a niños como a mujeres en estado de gestación. Trata desórdenes como el temor, la incertidumbre, el odio, el resentimiento y la desesperación y lo que persigue es devolver la armonía emocional y mental al sujeto que se somete a ella.

“Entre las causas más habituales de demanda terapéutica predominan el estrés, la ansiedad, la angustia, los conflictos interpersonales y los problemas de adaptación”, comenta Susana Veilati. “Los terapeutas florales –prosigue- somos muy respetuosos con los tratamientos que sigue el paciente. Nunca interferimos en ellos, ya que nuestro objetivo es tratar las causas de la dolencia, no la dolencia en sí.”

Según afirmaba Bach, las esencias florales recogen los campos energéticos sutiles de las flores. De este modo, “cuado se beben –explica Susana- o se aplican de manera local en lociones o cremas su campo de energía entra en contacto con la estructura energética del sujeto, transformando las redes disarmónicas en flujos constantes y uniformes de energía”.

La eficacia de este tipo de tratamiento ha dado lugar a varias iniciativas internacionales para regular el ejercicio de la profesión. “En Chile, por ejemplo, el decreto que regula el ejercicio profesional del terapeuta floral –indica Susana- está a punto de ser firmado. En España, las dos asociaciones de terapia floral –SEFLOR y SEDIBAC-, las más importantes de la Unión Europea, están impulsando esta regulación. En Cuba la terapia floral forma parte de la sanidad pública y en España, en ciudades como Madrid, Huesca y Córdoba, hay médicos y enfermeras que tratan a sus pacientes con terapia floral en los ambulatorios.”

Es interesante resaltar que, al igual que el doctor Bach enseñaba a sus alumnos y pasaba consulta de manera gratuita, asociaciones como SEFLOR y SEDIBAC tienen activas escuelas y servicios de voluntariado en colaboración con ONG de Barcelona, Madrid y Nicaragua.

... ¿Sabían que existe un “remedio de urgencia” (Rescue Remedy) que se aplica en casos de emergencia? Sirve para desbloquearnos en estados de paralización emocional generados a causa del pánico y se trata de una combinación de cinco esencias florales: Star of Bethlehem, Clematis, Rock Rose, Impatiens y Cherry Plum. Se emplea en situaciones críticas -crisis nerviosas, accidentes, ataques de pánico, etc.- mientras llega la ayuda adecuada.