Aprende del Karma


La herencia de Oriente 

Occidente ha adquirido muchos vocablos de oriente y ha intentado a adaptarlos a su vocabulario dándole un simbolismo más europeizado, con lo que en muchos casos el sentido metafísico de la palabra original se ha desvirtuado.

Uno de los más distorsionados es el vocablo y significado de Karma.


Escuchamos términos tales como: acto kármico, pareja kármica, enfermedad kármica, astrología kármica, herencia kármica, y otros múltiples y variados conceptos a fin de relacionarlo con la Ley de Causa y efecto Hermética, y hacerlo mas comprensible a nuestra precipitada mente occidental y de paso darle un “aire nueva era”, que está más de moda…pero en realidad esto no tiene equiparación posible con el concepto original.


Debemos admitir que es fácil concretar en una sola palabra la ley hermética de causa y efecto, y además en la otra cara de la moneda, también es una demostración tangible que en cuestiones espirituales no hay fronteras y que todos los caminos llevan a un destino universal, por más recovecos y desvíos que le queramos encontrar; procedemos de la Luz y a Ella retornamos, y al igual que en el “alumbramiento físico” somos portadores de un ADN que es nuestra raíz física y tangible, nuestro espíritu una vez efectuado su tiempo vital, regresa a la casa de Padre, no importa que le llamemos Nirvana, Allah, Budeidad, Dios, Tezcatlipoca, o Oduduwa. Ese es nuestro ADN espiritual creado a través de una cadena de interminables reencarnaciones.

Etimológicamente la palabra karma en sánscrito significa “acción” y este acto ya sea físico, mental o emocional incluye efecto kármico.

Budha lo definía “como el acto mental de la voluntad que genera el deseo y es seguido de la acción ya sea con cuerpo, palabra (o emoción) o el pensamiento”. Asi pues según esta definición y contrariamente a lo que algunos occidentales creen, el karma abarca no solo al acto volitivo sino a toda acción ya sea ejecutada con la mente, la palabra o las obras, cosa por otra parte muy lógica, ya que seria absurdo aplicar la ley solamente cuando ponemos deseo en lograr algo aun a sabiendas que eso signifique contravenir las normas divinas.



Si te ha gustado este BLOG, siéntete LIBRE de hacer clik en ME GUSTA y de compartirlo en FACEBOOK, TWITTER, CORREO ELECTRÓNICO y demás redes sociales.

PARTICIPAR EN ESTE BLOG