El Karma, el Yo y el Ser


Ahora podréis decir: “Si, si esta muy bien eso pero de que me sirve a mi saberlo si no recuerdo nada de una a otra vida?”...

Aun vivimos bajo un sistema dual, eso significa que en nuestro plano funcionamos en la división. Lo diferenciamos todo y por eso decimos: Yo tengo un cuerpo, Yo tengo un alma, Yo tengo …tener no signifca ser. Ese es nuestro Yo temporal.

Ese YO está formado por vibraciones, y todo lo que hacemos en nuestro diario vivir es sumergirnos en ese universo de vibracional. Nada se crea ni se destruye todo de transforma. Los vegetales se transforman en alimento mediante el fuego de la cocción. El alimento se convierte en energía que fortalece el cuerpo físico y a su vez esta se transforma en electricidad que mantiene la vida energética. En ese estado de vibraciones se encuentra nuestro cuerpo físico portador de un espíritu. Nos manifestamos en la vida mediante nuestra personalidad que caracteriza nuestra forma de vivir de pensar, de actuar. El director de orquesta de esa personalidad es el EGO, motor mental. Es el que requiere de experiencias para aprender. Pero por otro lado no tiene memoria de pasado, es nuestra mente consciente.

Sin embargo cuando hablamos YO SOY estamos refiriéndonos a algo mas superior e intangible. Ese Ser también llamado alma, es infinito e indestructible es el portador del aliento divino y el que la morir nuestro cuerpo físico se incorpora al estado vibracional que le corresponde según nivel evolutivo. Es ese ser el que requiere de realizaciones para continuar avanzado hacia el estado lumínico y el que asimismo necesita un cuerpo físico para poder manifestarse. El Ser es el quien acumula sabiduría de las diferentes experiencias de vida y es este mismo Ser quien marca las directrices al ego para vivir las experiencias personales que le conducirán a la conexión con la divinidad y por tanto al Reino de los Cielos.