ME GUSTA Y COMPARTIR

¿Qué es el Aura?

Desde siempre han existido vestigios de la existencia de emanaciones luminosas alrededor de seres a los que se ha considerado dioses o iluminados. Tenemos ejemplos en el antiguo Egipto, donde en gran parte de las tumbas de los faraones encontramos representaciones de emanaciones luminosas alrededor del cuerpo de los dioses Isis y Osiris. En China y Japón, alrededor del cuerpo del Buda siempre se representa un aura dorada que rodea el cuerpo físico. Y en el Cristianismo, por citar sólo otro ejemplo, también aparecen, tanto en pinturas como en grabados e imágenes, unas aureolas alrededor de la cabeza de los santos, del propio Jesús o de la Virgen María. Esta emanación se conoce con el nombre de aura humana.
Antecedentes más recientes de la existencia de emanaciones energéticas del ser humano los encontramos en el siglo XVI con el médico y alquimista conocido como Paracelso, quien realizó investigaciones muy importantes al respecto. Descubrió que existía una emanación que provenía del interior del ser humano, a la cual llamó “globo ígneo” o “munia”, explicando que era una luminosidad visible en la medida que el avance espiritual de la propia persona lo permitía.
El aura existe en todo ser viviente, aunque normalmente no es visible en el espectro normal de los seres humanos. Sin embargo, a través de la experimentación y la práctica, una persona puede llegar a ver emanaciones áuricas alrededor de otras, sin que se trate necesariamente de iluminados o seres superiores.
En el año 1920, los esposos Kirlian descubrieron por accidente o casualidad una cámara (que se ha bautizado con su nombre) que tiene la facultad de fotografiar el aura de los seres vivos. Esta cámara se ha ido perfeccionando a medida que la Ciencia ha ido avanzando, no sólo para demostrar que las emanaciones luminosas provenientes del ser humano existen realmente, sino también para lograr avances más profundos en otros campos de la ciencia y de la Metafísica.
Con la cámara Kirlian se han obtenido logros extraordinarios a través de la coloración del aura. Se ha descubierto que se pueden diagnosticar padecimientos con mucha exactitud, incluso mucho antes que éstos se presenten en síntomas físicos de dolor o molestias en el cuerpo físico. Está ya probado que cualquier enfermedad que se geste en el ser humano aparece primero en la energía y en el flujo energético del individuo y posteriormente en la materia. Estos desequilibrios de la energía se manifiestan en coloraciones predominantes cerca de los órganos afectados y con colores también que identifican el tipo de padecimiento.
La coloración del aura no es permanente. Existen cambios constantes de acuerdo a los estados de ánimo del individuo; esto es, hay estímulos específicos de coloraciones bien diferentes. Las coloraciones del aura tienen influencias relevantes en los pensamientos y emociones del individuo.

Los colores del aura

Blanco.- Este es el color de la pureza y de la virtud. Cuando a alguien se le puede ver una coloración blanca y luminosa alrededor, podemos decir que es una persona muy inocente, virtuosa y pura.

Rojo.- Este color se identifica con las altas pasiones, el coraje, la violencia, el enojo, y muchas veces también con la alta sexualidad pasional.

Rosa.- Este color es el verdadero amor, el sentimiento más profundo en donde uno se entrega sin reservas.

Amarillo.- Se identifica mucho con el intelectual, con el maestro, con el que da mensajes a través del estudio, en armonía y equilibrio.

Naranja.- Este color identifica al ser humano en quien se puede confiar, aquel que siempre dice la verdad, que puede ser catalogado como un buen juez o que siempre va a actuar por un camino de rectitud.

Verde esmeralda.- Identifica a las personas que se entregan a otras durante su vida, como es el caso de médicos, enfermeras y todos aquellos que dedican su vida a la atención de otros seres.

Azul.- Este color identifica a seres creativos como el artista, el arquitecto…

Verde oscuro.- Identifica a aquellas personas que vibran en baja frecuencia con odios, envidias, angustias y temores importantes.

Azul oscuro.- Identifica a las personas que tienen padecimientos o enfermedades crónicas; también a quienes son fanáticos religiosos y desequilibrados.

Violeta.- Es el color que se identifica con las personas de alto desarrollo espiritual, como por ejemplo los maestros y guías espirituales.

Dorado.- Es el color del aura del maestro, del iniciado, del mago, y denota sabiduría e iluminación.