Estimar a los Demas - Practica Budista


Anteriormente generamos amor afectivo por todas nuestras madres, los seres sintientes. Ahora, sobre esta base, tenemos que generar el amor que estima a los demás, la mente que considera que todos los seres son muy importantes y especiales. En esta meditación generamos la resolución de estimar a los demás seres tras reflexionar sobre las muchas ventajas que ello comporta.

CONTEMPLACIÓN

Si analizamos con cuidado, nos daremos cuenta de que toda nuestra felicidad, tanto la presente como la futura, es el resultado de estimar a los demás seres. ¿Cómo es posible esto?

En nuestras vidas pasadas nos preocupamos por otros seres con amor, practicamos disciplina moral en relación con ellos, nos abstuvimos de causarles daño, de matar, de robar, y de cometer otras acciones perjudiciales. En ocasiones, debido a nuestro amor y cariño hacia ellos, practicamos generosidad y paciencia. Como resultado de estas acciones beneficiosas hemos obtenido este precioso renacimiento humano. Además, debido a que en el pasado ayudamos a otros seres y les protegimos, ahora nosotros recibimos ayuda de otros seres y disfrutamos de condiciones propicias.

Si estimamos a los demás con sinceridad, obtendremos muchos beneficios tanto en esta vida como en las futuras. El efecto más inmediato será que muchos de nuestros problemas, como son los provocados por el odio, los celos y otras pasiones, desaparecerán, y nuestra mente disfrutará de paz y tranquilidad. Debido a que actuaremos con consideración, complaceremos a los demás y no nos involucraremos en peleas ni querellas. Si estimamos a los demás, haremos lo posible para no perjudicarles, por lo que de forma natural evitaremos cometer acciones destructivas. En su lugar, realizaremos obras virtuosas tales como practicar la generosidad, el amor y la paciencia; de este modo estaremos creando las causas para obtener otro renacimiento humano en el futuro. Si consideramos la práctica de estimar a los demás como nuestro adiestramiento principal, generaremos de manera gradual las preciosas mentes de gran compasión y bodhichita y, como resultado de ello, disfrutaremos finalmente de la felicidad última de la gran iluminación.

MEDITACIÓN

Contemplamos estos puntos hasta que lleguemos a la siguiente decisión: «He de amar siempre a los demás porque este amor aportará mucha felicidad tanto a los demás seres como a mi mismo». Después nos concentramos en este pensamiento por tanto tiempo como podamos.

PRÁCTICA SUBSIGUIENTE

Durante el descanso de la meditación no hemos de olvidar en ningún momento las ventajas de estimar a los demás y, de manera gradual, debemos incrementar nuestro amor, respeto y consideración hacia todos los seres.

PARTICIPAR EN ESTE BLOG