El Karma y la Enfermedad

Ahora podremos comprender que una enfermedad de origen kármico procede de una mala gestión en administración de otras vidas, y un mal hereditario procede de un karma grupal en el que quedan afectados varios miembros de un clan. Si retomamos de nuevo el evangelio como referencia, leeremos que en un pasaje los fariseos acudieron a Jesús a presentarle un niño ciego y le preguntaron: “¿ Quien cometió el pecado, el niño o de sus antepasados?”. Esa puede ser una explicación de que en el ADN físico no solo se encuentra la información biológica de un ser, sino que influyen además en el otras causas que vinculan a determinados miembros de un grupo.
 
¿Alguna vez hemos oído hablar de una familia en la que sistemáticamente cada x periodo de tiempo aparece una persona con unas actuaciones idénticas? Por ejemplo ahogarse, o por ejemplo suicidio, o por ejemplo accidentes de coche y de repente uno de los miembros herederos del karma, toma conciencia del hecho y voluntariamente interrumpe la cadena; se niega actuar de la misma forma que aquel antecesor, al saberse portador de ese karma y a partir de ahí el vinculo determinante de ese acontecimiento kármico se termina en ese grupo familiar. Sin embargo esa no es una gestión puramente física de la cadena del ADN. Las actuaciones, los vicios y las virtudes, también crean pauta en los descendientes acumulándose en la cadena kármica incluida en los genes de nuestro ADN.

La ley kármica es el resultado de acciones que pueden ser cambiadas por la acción de la libertad humana.
 
Así pues, no desesperemos, creo sinceramente que si un karma se puede purificar y así cambiar el rumbo de la vida de un ser humano, igualmente un ADN que muta hacia el deterioro puede ser mutado hacia el equilibrio. Todo depende del acto kármico y el esfuerzo realizado. Incluso, a veces venimos a la vida con la misión de generar en nosotros mismos esa enfermedad para agotar con nuestro esfuerzo la onda expansiva kármica de la familia afectada. No seriamos el primer caso ¿no?.

Quise decir con esto que en las familias estamos unidos por vínculos no solamente físicos sino también mediante actuaciones o comportamientos espirituales. Al fin de cuentas la familia es la fundadora del espíritu de clan de los primitivos habitantes de la tierra.
 
Esto es aplicable, a todas las situaciones de la vida, incluida a la pareja. Después hablaremos de la alma gemela, que es otro punto que nos afecta a todos mucho. 


PARTICIPAR EN ESTE BLOG