ME GUSTA Y COMPARTIR

Disolver el Karma y Sanar Enfermedades

No podemos olvidar, que no es igual curar que sanar.
 
Podemos sanar las causas de la enfermedad siempre, de hecho esa es la función de la propia enfermedad. Cuando comprendemos los errores admitidos en nosotros como pauta de conducta y rectificamos nuestros hábitos, estamos sanando, al tiempo que disolvemos karma. Pero muchas veces la enfermedad es el camino elegido por nuestro Ser para evolucionar, y eso no siempre implica curar el mal físico.
 
Una enfermedad kármica puede significar también una misión aceptada como camino de evolución y de enseñanza para la propia medicina y para otros enfermos y eso no significa que No estemos sanando emociones ni que no estemos disolviendo karma, sino que por el contrario en muchos casos es la misma enfermedad la que nos lleva a niveles de realización muy altos y a ser baluarte para otros compañeros de camino con menos visión trascendental.
 
El aceptar la ayuda de otros, el estar “disminuidos” o estéticamente deformes, suelen ser motivos de transformación y aceptación de karma duro y es, en la mayoría de los casos una prueba de humildad que a los humanos nos cuesta aceptar, pero que una vez que hemos conseguido entrar en esa rueda descubriremos un mundo de posibilidades y de realizaciones muy superiores a las que hubiéramos logrado en caso de no vivir este problema. Y esto si lo puedo decir por experiencia propia.

Asi pues, el truco del karma consiste no estar libres de dificultades sino en tener la actitud mental, espiritual y personal adecuada para entender lo que está ocurriendo y sacar el mejor partido de esa situación. Esa es la forma de purificar karma, ese es el camino del crecimiento que acumula bienes para nuestro “negocio espiritual.
 
No importa que veamos a personas a las que todo les va bien y sin embargo no son dignas de ser tomadas como ejemplo y otras pobres que parece que el destino se haya ensañado con ellas. Da igual, porque eso no es mas que parte del aprendizaje en ambos casos, y los dos extremos cambiaran de posición, cosa que tampoco es importante, porquen realidad todo es un continuo mental que se sucede ininterrumpidamente hasta llegar a la Iluminación, que es en si lo realmente importante y nuestro objetivo final.
 
Una vez que comprendemos esto, no merece la pena entran en juicios con los demás ya que cada cual está dando lo que puede según su entendimiento y su escala en la evolución y debiéramos ser mas compasivos y menos intransigentes, porque también hay otros que van por delante de nosotros y son pacientes con nuestros errores, y asi sucesivamente en una cadena evolutiva. Nadie es mas que nadie, porque nadie es alguien, sino parte de la Unidad.