ME GUSTA Y COMPARTIR

El uso de las palabras YO SOY


Cuando un individuo piensa, siente, escribe o pronuncia las palabras YO SOY, inmediatamente despierta o alerta la atención de la energí­a vital en él y en todo lo que lo rodea. Parece que el Universo entero se detuviera ante esta señal, para proceder a manifestar, a darle forma a lo que viene después. ¿Por qué es esto? Porque las palabras "YO SOY" son sagradas. Porque son eso precisamente, la señal establecida desde siempre hasta siempre, para indicarle a la energí­a vital que ha llegado el momento de CREAR. Crear algo por voluntad del Hijo de Dios que somos cada uno de nosotros.
 

La Vida te obedecerá. Siempre ha obedecido al mandato, mental o audible, que está precedido de las palabras mágicas YO SOY. En Metafí­sica se dice que son el nombre de Dios Creador, y que por eso somos hechos a imagen y semejanza de Dios, ya que así­ se llama nuestro YO SUPERIOR nuestro YO SUPERIOR, es la Presencia de Dios en el sitio en que estamos. Y aquel que ya esté consciente de esto; aquel que emplee el "YO SOY" a sabiendas está con Dios. Por esto decimos que UNO CON DIOS ES LA MAYORíA. Me refiero exactamente a que cuando una persona conoce ya el poder y el valor de este nombre, jamás lo usa para expresar un decreto negativo, una mentira, sino para hacer el Bien, para transformar una situación indeseable, para expresar la Verdad, y la Verdad es uno de los Aspectos de Dios.
 

Recuerden el Evangelio de San Juan, uno de los versí­culos más grandiosos de toda la Biblia, y el menos comprendido. Ahora lo van a ver claro: En el principio era el Verbo; y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios. Todo fue hecho por él (el Verbo) y sin él nada ha sido hecho de lo que es hecho. En él estaba la vida... y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros.
 

El Verbo es Ser, (y la) Primera Persona. "YO SOY". Ese Verbo es lo que se llama el Logos Creador. El que lo usa a sabiendas del poder que encierra, está con Dios. ES Dios en el momento y sitio en que lo usa. Nada en el Universo se puede negar a cumplir el mandato. Por eso dice el versí­culo Está con Dios, ES Dios.
 

No hay maestro más grande que la propia experiencia. Ustedes todos saben que cada vez que hacen un tratamiento; cada vez que han logrado un verdadero milagro, yo les he dicho no vuelvas a mencionar el problema o la situación o enfermedad curada. Los principiantes todos, al dar las gracias por el tratamiento, comienzan de nuevo a contar y comentar “porque usted no se imagina cómo era aquello... y proceden a RECONSTRUIR los hechos que acabamos de desbaratar. ¡Gozan reconstruyendo! Esto les explicará el por qué de las recaí­das, tanto en los problemas como en las enfermedades.
 

TIENEN que quitarse el hábito de volver a las andadas! Me van a decir lo mismo de siempre: Pero es que es muy difí­cil quitarse un hábito! ¿Y qué culpa tengo yo de que sea difí­cil? Claro que es difí­cil porque es eso mismo, un hábito, pero hay que quitárselo. Pero para cortarles camino voy a darles un lenitivo (un medio). Es más. Es la forma de impedir que el problema se ponga pero, pues si recuerdan bien, Jesús le decí­a a todo enfermo que  curaba: NO VUELVAS A PECAR, NO SEA QUE TU SITUACION POSTERIOR SE HAGA PEOR QUE LA ANTERIOR.
 

Cuando se ha logrado un magní­fico resultado con la ayuda de una de las maestras, o de una de las discí­pulas ya conscientes, es porque ha habido todo un proceso muy bien construido por la persona consciente, ya que los principiantes están llenos de conceptos errados, llenos de ignorancia. Cuando ellos medio comprenden que sus propias palabras han destruido lo que se habí­a ganado, proceden a tratar de volver a hacer aquel tratamiento maravilloso, y la oración que expresan es más o menos la siguiente: ¡Ay Padre! 

No dejes que ese bandido desgraciado vuelva a hacer lo que tanto me hizo sufrir..., o así­ Ay Padre, no dejes que me vuelva la enfermedad que tantos años me tuvo así­ y así­.... Lo cual es resucitar el problema y echarle leña al fuego recordando resentimientos y rencores. La manifestación que esto trae es mucho peor de lo que era antes del primer tratamiento. El remedio que les doy es el siguiente para que no caigan en peores errores:
 

Cuando ustedes vean que el problema regresó después de haber estado resuelto, o la enfermedad después de haber sido curada o mejorada notablemente, ya saben qué es lo que ocurrió. Entonces digan la oración o afirmación siguiente, SIN REPETIRLA porque es tremendamente poderosa:
 

"YO SOY" LA RESURRECCIí“N Y LA VIDA DEL DECRETO CONSTRUCTIVO QUE HICE RESPECTO A ESTA SITUACIí“N, ME PERDONO ESTA RECAíDA. "YO SOY" LA LEY DEL PERDí“N Y LA LLAMA TRANSMUTADORA DE TODOS LOS ERRORES COMETIDOS POR Mí Y POR TODA LA HUMANIDAD. GRACIAS PADRE QUE ME HAS OíDO.
 

Y nunca les puedo repetir demasiado: Cuiden sus palabras. Cuiden sus decretos después de pronunciar el Santo y Mágico, poderosí­simo "YO SOY"!
 

"YO SOY" LA RESURRECION Y LA VIDA DE TODA LA GLORIA Y EL BIEN QUE YO CONOCí JUNTO AL PADRE ANTES DE QUE ESTE MUNDO EXISTIERA.
Conny Méndez.