Cuerpo Físico y cuerpo Emocional


El cuerpo fí­sico nos enví­a señales muy concretas de si lo que estamos viendo será bueno o malo para nosotros.
 

Estas señales son muy simples y fáciles de entender. Cuando estás frente a algo que será bueno para ti, el cuerpo te enviará una señal de comodidad. Te sentirás tranquilo, en armoní­a, en paz y con entusiasmo.

Por el contrario, cuando estás frente a algo que te puede perjudicar, entonces la señal será de incomodidad. En este caso el cuerpo se pone tenso, los músculos parecen estar listos para actuar y defenderte de algún peligro; no puedes descansar ni disfrutar.

Si te guí­as por esas señales básicas de tu cuerpo jamás te equivocarás. Además de tener un cuerpo fí­sico, cuentas con lo que se llama “cuerpo emocional”. Este cuerpo tiene la habilidad de reconocer en el primer instante en que entras en contacto con alguien, si esa persona te hará bien o mal; la mezcla de energí­as produce una reacción quí­mica inmediata, muy clara y acertada. Por ello, debes prestar siempre atención a tus “primeras impresiones”.

Desde el primer momento, podrás saber si tu actual pareja, amigo, jefe, vecino, o persona que frecuentes, será una influencia positiva o negativa para ti. Esto también es cierto con la energí­a de ciertos lugares.

Hay lugares en los cuales te sentirás muy cómodo; sin embargo, hay otros en los que no verás la hora de irte de allí­. Hazle siempre caso a la sensación que recibas.
 

Es probable que tu lógica te señale un montón de razones en contra de lo que estás sintiendo; sin embargo, tu ser interno va más allá de la lógica y puede ayudarte a evitar problemas futuros.


PARTICIPAR EN ESTE BLOG