¿Qué son las Constelaciones Familiares?


Se trata de un método psicoterapéutico  y concepción del ser humano que percibe a la persona como parte del sistema familiar, estando atravesada, sostenida, determinada y ligada por este sistema, y por todo lo que pasó en él hasta siete generaciones atrás.

Bert Hellinger descubrió que los Sistemas funcionan bajo ciertos órdenes que él denominó Órdenes del Amor. Para que el amor fluya será necesario que previamente exista un orden. Cuando estos órdenes se transgreden, los miembros de una familia comienzan a padecer diversos síntomas, ya sean dificultades emocionales, conductuales, en los vínculos con los padres, hermanos y pareja, problema de salud física y demás.

Uno de estos órdenes establece que todos aquellos que pertenecen al sistema familiar tienen el mismo derecho de pertenecer con independencia de mérito, sin embargo, las familias tienden a excluir a ciertos miembros, que suelen ser lo declarados culpables de avergonzar a la familia o de traer un dolor que no ha podido ser procesado.
Funcionamiento de las Constelaciones Familiares

Para realizar una constelación es necesario que haya una persona que desee constelar un problema o un tema determinado relacionado con su vida personal, un terapeuta o facilitador de la constelación que la hará posible e igual de importante, los representantes que llevarán a cabo la constelación.

A pesar de que en un principio pueda parecer que tiene relación con el psicodrama, las constelaciones familiares van mucho más allá ya que no hay guiones establecidos y las personas que dan vida la escena del que constela no conocen aspectos ni de él ni de su persona salvo el tema que quiere trabajar.

La función del facilitador  es ayudar a que la constelación fluya. Según la escena que se esté llevando a cabo y en la situación en la que se encuentra ésta, el facilitador puede introducir a nuevos representantes en la constelación de las que en un principio se pusieron.

Por ejemplo, en el caso de que se esté constelando la relación entre una hija y su madre, en muchas ocasiones es necesario ver cómo fluye la relación entre éstas dos personas y más tarde, introducir a la abuela para ver cuál era la relación con su hija (madre). De esta manera se estaría completando el sistema familiar y se podría sanar, entender el funcionamiento familiar.
Efectos

En este modelo psicoterapéutico la persona que constela es externa a todo lo que sucede en la escena por lo que puede ver qué es lo que ocurre, su forma de relacionarse y, si se introducen familiares ancestrales, conocer y comprender la dinámica familiar.

Todo ello es el comienzo de un proceso de transformación y asimilación que puede durar entre 15 y 30 días, por lo que siempre se aconseja que no se hable demasiado de la constelación durante este período para que profundice en cada uno.

Las constelaciones pueden ayudar a producir cambios tanto en las conductas como en la forma de pensar, facilita los desbloqueos y libera las energías para potenciar el bienestar.

Además, un aspecto positivo de este tipo de psicoterapia es que es beneficioso tanto para el que constela, los representantes y cada uno de los asistentes aunque no participen de forma activa.

Personalmente, puedo deciros que he realizado alguna constelación tanto como consteladora como representante y es una verdadera experiencia en cualquiera de los dos campos.

Si te ha gustado este BLOG, siéntete LIBRE de hacer clik en ME GUSTA y de compartirlo en FACEBOOK, TWITTER, CORREO ELECTRÓNICO y demás redes sociales.

PARTICIPAR EN ESTE BLOG