La Adoración Demoníaca


¿ Quiénes adoran al diablo ? Los débiles, los perversos. Todos aquellos a los que la luz no puede alcanzar. Los que sueñan aberraciones, los que desean nuevas experiencias. Aquellos que buscan algo nuevo y diferente en lo que les rodea.

Desde la noche de los tiempos el hombre ha adorado, según su particular concepción del mundo, al Bien o al Mal, a los dioses o a los demonios. Podríamos por tanto, empezar hablando de las demonologías antiguas, de los adoradores de los dioses del mal en Egipto, en Caldea, en Grecia y Roma. Pero el diablo es una creación esencialmente cristiana, al menos el diablo que formas parte de nuestro mundo. A éste únicamente dedicaremos nuestra atención, pues es quien ha creado los fundamentos de la demonología que, en diversos estadios de evolución, se sigue aún practicando en algunos puntos de nuestro globo.

Los adoración al diablo tiene varias formas concretas: el sabbat, la misa negra... El origen de todas estas ceremonias se halla siempre en la Edad Media, en el gran brote de culto al diablo que invadió Europa durante este período histórico y obligó a actuar a la Inquisición. ¿ 

Por qué ocurrió todo ello ? Cuando el cristianismo proscribió el ejercicio público de los antiguos cultos, nos dice Eliphas Levi, los seguidores de otras religiones se vieron reducidos a la situación de tener que reunirse en secreto para seguir celebrando sus misterios. Estas reuniones eran presididas por iniciados, los cuales establecieron entre los diversos matices de estos cultos perseguidos, una ortodoxia que la verdad mágica les ayudaba a establecer, con tanta mayor facilidad cuanto que la proscripción reunía las voluntades y apretaba los lazos de confraternidad entre ellos. Así pues, los misterios de Isis, de Ceres Eleusina, de Baco, se fundieron a los del druidismo primitivo. Las asambleas se verificaban ordinariamente entre los días de Mercurio y Júpiter, o entre los de Venus y Saturno, y en ellos se preparaban los ritos de iniciación, se intercabiaban signos misteriosos de reconocimiento, se entonaban himnos simbólicos y los concelebrantes se unían en ágapes, formando la cadena mágica sucesivamente por la mesa y el baile. Luego se separaban, no sin antes haber renovado sus juramentos ante los jefes y haber recibido de ellos sus instrucciones.

En estas reuniones primitivas subsiguientes a la implantación del cristianismo puede hallarse el origen principal del esoterismo de la magia y del carácter de logias de iniciados que tienen muchas sociedades secretas. Pero también puede hallarse algo más. Porque ¿ no les dice a ustedes nada el ritual de los actos descritos para estas reuniones secretas ?

Si te ha gustado este BLOG, siéntete LIBRE de hacer clik en ME GUSTA y de compartirlo en FACEBOOK, TWITTER, CORREO ELECTRÓNICO y demás redes sociales.

PARTICIPAR EN ESTE BLOG