Historia de la Brujería 2ª parte


La brujería tradicional está cerca de lo que suele llamarse el paganismo, que es la adoración de la naturaleza. La brujería y el paganismo se oponen al cristianismo. La brujería tenía toda la razón para existir en la época medieval, cuando el conocimiento humano se encontraba todavía en una etapa rudimentaria y no parecía haber otra solución para los problemas del día a día que confundidos y perplejos a la gente de aquellos tiempos. Sus creencias incluyen extraños rituales, amuletos mágicos, pociones de amor adoración a demonios y espíritus.

Aunque la brujería era ilegal en la Edad Media, las leyes contra la que no se aplican estrictamente. Además, los curas de los pueblos a menudo toleraban algunas de las creencias supersticiosas del pueblo puesto que estaban muy arraigadas. Para el campesino que creía que los espíritus poblaban el mundo, las explicaciones de los sacerdotes de cómo funcionaba el mundo no eran demasiado creíbles. Los sacerdotes no eran las únicas personas a las que los habitantes del pueblo se volvían en tiempos de problemas.

También recurrían a lo que se llamaba hombres o mujeres llamadas sabios. Esta persona, por lo general bastante mayor, solía tener una comprensión especial de la forma en que funcionaba el mundo. A menudo, estos ancianos tenían un conocimiento de hierbas medicinales obtenidas a través de una vida de experiencia o basadas en el folklore local. 

Estos a menudo fueron llamados "brujos buenos". Sin embargo, si sus relaciones con sus vecinos se volvían agrias podían ser acusados de ser "brujos malos".

En su desesperación a buscar los resultados deseados, a veces los practicantes de la brujería se salieron del camino de la oración y recurrieron a ciertas prácticas extremas y rituales, tales como el uso de sangre o la invocación de espíritus malignos en busca de ayuda. Por otra parte la brujería, al igual que cualquier otra rama del conocimiento, fue manipulada y mal utilizada. En esta época, Satanás era considerado como el mayor enemigo de la Iglesia y por lo tanto de Dios.

En consecuencia, toda persona que se sospechaba que practicaba la brujería fue expulsada de la Iglesia y perseguida con la pena de muerte por ahorcamiento o quema en la hoguera. 

Las personas acusadas de practicar la brujería fueron etiquetadas como herejes. Una vez capturada, la víctima era forzada a confesar su crimen a través de torturas inhumanas y era colgada o quemada viva después de ser juzgada por el Tribunal de la Santa Inquisición. La ley contra la brujería fue usada en muchos casos para vengarse de alguien o para arrebatar la propiedad de la tierra o riquezas a las víctimas. Algunas personas influyentes en la sociedad, con la complicidad de los sacerdotes, se las arreglaban para despertar sospechas en contra de sus enemigos haciendo correr el rumor de que eran brujas o magos.

Estos eran detenidos, obligados a confesar y ajusticiados. Las brujas fueron retratadas generalmente como feas y viejas con el fin de que fueran objeto de aversión y odio, pero la realidad es que eran y siguen siendo los hombres y mujeres completamente normales, y en algunos casos y las brujas son damas muy bonitas y presentables.

Además de los hechizos, las brujas también utilizaban algunas hierbas y partes de animales para hacer pociones para curar algunas enfermedades y curar las heridas. Las pociones se fabricaban en calderos con el fin de combinarlos correctamente. Los calderos eran de madera, piedra o cobre. Estas pociones, aunque denigradas como supersticiosas, eran muy eficaces en aquellos tiempos en los que la medicina tradicional era muy rudimentaria. Una herramienta ampliamente utilizada en la brujería de la Edad Media era una escoba. El uso de la escoba se remonta a los campesinos quienes lo usaban para fertilizar sus cultivos. Ellos, a continuación, montaban en la parte superior de ellos como los caballos como parte del rito de fertilización.

En el siglo XV la brujería fue declarada por la Iglesia Católica una herejía peligrosa y las personas que lo practicaban eran consideradas agentes del diablo que querían destruir la Iglesia y el trabajo del pueblo de Dios. Se consideraba bruja a una persona, generalmente una mujer, que por su propia voluntad rechazaba a Dios y hacía un pacto con el diablo. 

Cuando una serie de brujas se reunían para adorar al diablo y practicar la magia se llamaba aquelarre. A pesar del intento de la iglesia para acabar con la práctica de la brujería, las brujas empezaron a crecer en número e influencia. No obstante, las acusaciones no dejaban de aumentar y una persona podía ser acusada de volar en una escoba, clavar alfileres en muñecos, o de bailar con el diablo en el bosque por la noche. Cuando la mayoría de la gente creía en una de estas acusaciones, el acusado era incapaz de convencer al populacho de que las acusaciones eran falsas.

 

Empezaron la Cacerías de brujas.

 Ninguna persona estaba realmente segura durante las cacerías de brujas. Las condenas se obtenían a partir de débiles y circunstanciales evidencias y muchas personas bien intencionadas tenían miedo de hablar y llamar la atención sobre sí mismos en el temor de ser la próxima persona acusada de brujería. Investigaciones recientes muestran que frecuentemente se sospechaba de brujería en mujeres viejas y en las personas socialmente más débiles. A menudo bastaban rumores o denuncias para poner en marcha la maquinaria judicial, que llevaba a conseguir confesiones falsas a través de la tortura. Una enorme explosión de caza de brujas se desató en Europa a mediados de 1500 y duró más de un siglo.

Los líderes religiosos querían atacar a las brujas porque eran rivales de su propia posición como asesores en tiempos de apuros. Los líderes políticos estaban dispuestos a utilizar los tribunales de justicia para procesar a las brujas y así fortalecer el poder del Estado. Se atribuía a los acusados de brujería un pacto con el diablo. Se creía que al concluir el pacto, el Diablo marcaba el cuerpo del brujo o bruja, y que una inspección detenida del mismo podía permitir su identificación como hechicera.5 Mediante el pacto, la bruja o brujo se comprometía a rendir culto al Diablo a cambio de la adquisición de algunos poderes sobrenaturales.

Entre estos poderes estaba, lógicamente, la capacidad de causar maleficios de diferentes tipos, que podían afectar tanto a las personas como a elementos de la naturaleza; en numerosas ocasiones, junto a estos supuestos poderes se consideraba también a las brujas capaces de volar, e incluso el de transformarse en animales Según estas creencias, las brujas y brujos acudían en determinadas fechas a reuniones nocturnas denominadas "aquelarres", o más generalmente "sabbats", a las que se desplazaban en ocasiones por medios ordinarios y otras veces de forma sobrenatural. En los aquelarres tenían lugar ceremonias que eran básicamente una inversión sacrílega de aspectos de la liturgia cristiana, reinaba la promiscuidad sexual, y se realizaban actividades repulsivas (las acusaciones más frecuentes eran las de infanticidio y canibalismo infantil).
El Diablo (descrito de muy diferentes formas: a veces con forma humana, pero también frecuentemente de macho cabrío u otro animal), era adorado por las brujas y brujos (con ceremonias como el llamado "osculum infame"), y a veces se unía sexualmente en orgías. A partir del siglo XVII las brujas. A finales del siglo XVII cesaron las persecuciones y las brujas desparecieron de la vida pública hasta bien entrado el s. XIX, esto en lo referente a Europa ya que en EEUU y otros países la caza de brujas continuó durante mucho más tiempo llegando algunos hasta la actualidad.


Si te ha gustado este BLOG, siéntete LIBRE de hacer clik en ME GUSTA y de compartirlo en FACEBOOK, TWITTER, CORREO ELECTRÓNICO y demás redes sociales.

PARTICIPAR EN ESTE BLOG