Quiromancia. Los Montes de las Manos


La mano tiene los montes a los cuales se dedica un planeta, con vinculaciones planetarias astrológicas, según el relieve y disposición de las protuberancias musculares de la mano. Estos se hallan rodeando la palma de la mano, por lo general en las terminaciones de los dedos. Los montes son el pilar para la interpretación de las manos, ellos nos hablan de las cualidades de la persona, nos dice de su temperamento, sus virtudes y sus defectos. Un buen monte es un atributo que si se sabe manejar llegará a ser una cualidad o bien, puede permanecer dormido sin llegar nunca a ser una cualidad. Cada uno de los montes nos plantea su don y nos habla de la persona que tenemos delante, ellos le contarán su historia, sólo tiene que querer ver y comenzará a escuchar. Dentro de los montes se forman símbolos que incrementan o debilitan la cualidad que representan.

Cada monte puede presentar tres características: Muy prominente, normal (no demasiado abultado) y hundido.

Si existe una protuberancia excesiva, las cualidades que otorga ese planeta se aumentan considerablemente, tienden a exagerarse en la persona, volviéndose defectos.
Si el monte es normal, entonces las influencias astrales serán favorables y más o menos armónicas. Cuando, por el contrario, aparece hundido, confiere una serie de facetas muy negativas.

Por otro lado, líneas mal dibujadas y confusas en los montes, indican mala salud.
Un buen monte será aquel que presente un color rosa firme, y que este en equilibrio dentro de la mano. Si usted mira la mano perpendicularmente, los montes parecerán pequeñas cúpulas que sobresalen de la base. Cuando presione sobre ellos, su tacto será dúctil y nunca cederá la mano a la presión, ni se le hundirá el dedo en la mano, tampoco deberá tener la consistencia de una piedra. En la mayoría de las manos existe un monte que domina sobre los demás, también puede encontrarse que en una mano domina un monte y en la otra otro. En muchas manos pueden dominar más de un monte, como que todos ellos sean firmes consistentes y voluminosos.

El monte que domine será la capacidad más relevante de esa persona, o sea, allí se verán las cualidades ejemplificadas del dios que represente dicho monte. En la quiromancia China los montes reciben el nombre de palacios, esto es debido a que en ellos se alojan nuestras pertenencias; tanto en el ámbito físico, psíquico como espiritual. Dentro de los montes se forman símbolos que potencian o debilitan la cualidad que representan. Si el monte domina en la mano izquierda es un don con el cual se ha nacido, si en cambio, domina en la mano derecha, es que lo hemos adquirido; obviamente lo mejor es el equilibrio en ambas manos.

Las líneas surcan entre los montes de la mano y nos van describiendo a lo largo de su recorrido la historia de la persona.

El monte de Venus

Se encuentra en la base del pulgar , es el más grande de todos, constituido por esa parte carnosa, en que está la falange de dicho dedo.

Este monte descubre el grado de sexualidad, el amor, la pasión, la sensualidad, los sentimientos de la persona, la felicidad o los padecimientos sentimentales, la ternura y el afecto.

Por este monte y su planeta están influidos los auténticos artistas, puesto que a él corresponde la inspiración. A su alrededor discurre la línea de la Vida.

Un monte de Venus normal indica una naturaleza cálida y afectuosa, y cuando es especialmente carnoso muestra una naturaleza excesivamente sensual. A esta persona puede resultarle complicado establecer una relación cariñosa, ya que solo busca gratificación sexual.
  • Monte plano: Egoísmo, esterilidad.
  • Monte hundido: Escasa vitalidad y creatividad. Poco sensual, hipocresía, falta de espontaneidad.
  • Monte muy desarrollado y abultado: Pasión desenfrenada, a veces tiránico, vanidoso.
  • Monte estrecho (la línea de la Vida que limita al monte más próximo al pulgar): Esterilidad, dureza de corazón. No existen celos.
  • Monte grueso y duro al tacto: Infidelidad en el amor. Mucha sensualidad.

El monte de la Luna

Ubicado bajo el de Marte, es casi tan grande como el de Venus.
Este monte concede al ser humano mucha imaginación y fantasía, más no tanto poder de ejecución o realización.Se encuentra conectado con la intuición y la imaginación, y a menudo está bien desarrollado en manos de artistas y psíquicos, aunque un monte sobredesarrollado puede indicar una persona que vive demasiado en su propia imaginación. 
A la inversa, un monte subdesarrollado también puede indicar un punto de vista desequilibrado. El monte de la Luna asimismo denota la calidez de la personalidad y la forma en que la persona se relaciona con los demás. Un monte normal indica un enfoque bien equilibrado y amistoso. Cuando el monte se encuentra sobredesarrollado, denota una mente débil y sentimental, mientras que un monte subdesarrollado a menudo refleja a un pendenciero nato, una persona que disfruta con la desgracia de los demás. Si el monte es más abultado en la parte inferior(en la proximidad con la muñeca), persona intuitiva.

Si tiende a ser firme, fuerte: Persona con buena memoria.
Surcado por varias líneas sin una dirección determinada: Persona obsesiva; preocupaciones absurdas.

El monte de Marte

El tamaño de este monte (bautizado así en honor del dios romano de la guerra) revela el coraje, la determinación y las tendencias agresivas de una persona. Se encuentra algo más abajo que el monte de Mercurio.

Este monte expresa la presencia de ánimo, el valor o coraje de la persona, la lucha, la actividad y el sacrificio. En ocasiones, excesivo vigor y brutalidad.

Un monte normal indica una persona que mantendrá su posición; aunque no agresiva, no retrocederá ante la confrontación. Un monte grande denota una naturaleza fogosa, agresiva, mientras que en la mano de una persona débil, quizá cobarde, se encontrará un monte pequeño.

Si el monte está muy unido al de la Luna(situado en la parte de abajo): Indica persona apacible con mucha resignación.

El monte de Júpiter

Bautizado así en honor del alegre rey de los dioses romanos y se encuentra en la base del dedo índice.

Este monte refleja la ambición humana, el orgullo, la religiosidad, la nobleza; honores y éxitos sociales, el poder, la autoridad y el mando.
A Júpiter se le conoce como "el benéfico o protector".

Cuando el monte se encuentre desarrollado de manera normal, la persona estará acomodada. Puede ser ambiciosa, aunque no excesivamente, y su enfoque de la vida será por lo general alegre y optimista. Un monte subdesarrollado puede mostrar una falta de estas cualidades, mientras que uno sobredesarrollado indica una naturaleza orgullosa. Será una persona impulsada por la ambición. Se puede encontrar un monte de Júpiter sobredesarrollado en las palmas de las manos de los dictadores y megalómanos. Si el monte se desplaza hacia el de Saturno, indica que la persona es confiada y segura de sí misma.

El monte de Saturno

Se le llama también línea del destino. Representa la prudencia, la duda, la reflexión, la fatalidad y la sabiduría.

Refleja la atracción y aptitud para el ejercicio de las ciencias ocultas.

Bautizado así en honor del padre de los dioses, el monte de Saturno puede indicar el modo en que cada uno de nosotros se enfrentará a esos desafíos. Un monte normal muestra a una persona de confianza que tratará de superar los obstáculos de la vida con dignidad. Un monte sobredesarrollado indica que la persona se enfrentará a muchos problemas, y un monte grande a veces se puede encontrar en la mano de una persona amargada o morbosa. Un monte pequeño denota una vida infeliz. Si está desplazado sobre el monte del Sol: Gran inclinación por las artes. En ocasiones, dedicación plena.

El monte del Sol.

Un monte normal denota una personalidad optimista y alegre. Por lo general, será una persona cortés, que muestre dignidad y buen gusto en todas las cosas. Un monte grande corresponde a un personaje jactancioso y exagerado, mientras que un monte pequeño puede indicar una naturaleza mezquina y cínica.

El monte de Mercurio

Este monte, bautizado con ese nombre en honor del mensajero de los dioses romanos, tiene relación tanto con la inteligencia del sujeto como con su capacidad para comunicarse. Se encuentra debajo del meñique.

En este monte se conjunta la aptitud o capacidad científica: Ciencias morales, sociales, naturales, química, medicina, con el comercio y la industria. También se encuentran en él, el robo, la dualidad de carácter, el espíritu selecto, el engaño, la astucia y la elocuencia.
Un monte grande muestra a una persona con una opinión inflada de su propio intelecto... un sabelotodo, probablemente aficionado a oír su propia voz. Un monte bien formado y normal denota una persona inteligente y especial, mientras que un monte subdesarrollado muestra falta de educación, incapacidad de concentrarse y una cierta pereza.

Un círculo en Mercurio es aviso de moderación, de paciencia, así como control en los impulsos y excitabilidad nerviosa.

El monte de Neptuno

Bautizado así en honor del dios romano del mar, cuando este monte se halla presente se indica una vida de viaje. Asimismo denota amor al agua.


Si te ha gustado este BLOG, siéntete LIBRE de hacer clik en ME GUSTA y de compartirlo en FACEBOOK, TWITTER, CORREO ELECTRÓNICO y demás redes sociales.

PARTICIPAR EN ESTE BLOG