El Mágico don de Akasha


Primero que nada, Akasha es un don mágico, así que no todos lo tienen. No hay que desanimarse si no se tiene el don de Akasha. Hay muchos que pude ser el que nos toque.

Su uso excesivo puede causar un bajo peligrosísimo en nuestras defensas psíquicas y energéticas, lo que nos deja a merced de los ya mencionados enemigos, que no dudarán en dañarnos, así que ya saben, el poseedor de este don debe moderarse y buscar alguna información sobre su uso, manejo y desarrollo.

 

Registros de Akasha

Todo lo que hacemos, pensamos, sentimos, vivimos, realizamos, o dejamos de hacer, positivo o negativo, todo, absolutamente todo, y en todas y cada unas de nuestras vidas, queda registrado en Akasha. Éste es un sitio, en planos etéricos, localizado en una cueva, y custodiado por el Ángel Registrador.
Los Registros Akáshicos, son para cada uno de los Hijos e Hijas de Dios, el documento que demuestra que hemos vivido durante tantas vidas, en ellos se registra por ángeles que prestan su Servicio en esta área, todos y cada uno de los actos, pensamientos, acciones y omisiones de todos los seres encarnados.

Cuando el Ser hace su transición, mientras recorre ese túnel que nos conduce a la LUZ, precisamente para asisitir al Gran Consejo Kármico, se ven todos los actos positivos y negativos de su última vida, como si fuese una película que le proyectan en esos momentos, es algo instantáneo pero que impacta a quien los está viendo, pues con la sorpresa del paso hacia el plano etérico y todos los acontecimientos que ocurren, que descontrolan generalmente al protagonista y luegto entrar en el túnel y ver proyectada toda su vida para que tome conciencia de cuanto hizo y dejó de hacer, todo lo que le dió dharma y todo lo que le creó karma negativo es impresionante, pues cuando se para uno ante los 
Maestros del Consejo Kármico, ya tenemos conciente y elaborado lo que fuimos en esa vida y nos damos cuenta perfectamente si logramos nuestro Plan Divino o no.

Los ángeles al Servicio de Akasha, escriben diariamente en los Rollos, todo lo que acontece en cada uno de los Hijos e Hijas de Dios, ésta es una ardua labor, que realizan con gran Amor Divino por nosotros

No tenemos acceso a estos Rollos, fielmente resguardados, solamente cuando estamos en transición es que nos permiten revisar toda esa última vida.

A algunos Hijos de dios en el plano físico, se les otorga el gran Don de la lectura de los Registros Akáshicos. Este Don se otorga a Maestros Ascendidos o no Ascendidos, que están dando su Servicio en el Discipulado, entonces a Ellos se les otorga este maravilloso 

Don, para que puedan reconocer entre los alumnos quienes son, de dónde provienen, cuál es su carga kármica y de que dharma son beneficiados y puedan leer todas sus vidas previas y saber en donde han fallado y que virtudes y Dones poseen.

 

Metafísica. Identificar los psíquicos

Como ya dije, este don e difícil de obtener, pero bien puede ser muy útil cuando se abe adquirirlo, pero no será fácil, pues si no es nuestro sino, no podremos hacer nada.

Un ejercicio fácil es tratar de usar metafísica básica. Esta dice que todo es posible si la mente y nosotros lo queremos.

Mediante pensamientos adecuados y positivos, según ela, todo está a nuestro alcance. 

Buscamos algún ejercicio para principiantes y lo practicamos durante una semana, y vemos los resultados.

Si el objetivo se cumple, pues estamos encaminados a desarrollarlo. Luego buscamos algo mundano, como hacer que determinado participante de un programa gane, que pierda, algún resultado en un examen, etc.

Si logramos nuevamente el objetivo y algo cercano, las posibilidades son altas, pero solo demuestra que nuestros niveles psíquicos y energéticos son bastante altos, así que en caso de no tener Akasha, sabremos que podemos desarrollar habilidad metafísica, la cual es infinitamente conocida y tiene bastante información sobre ella, a diferencia de Akasha.

Luego de un resultado positivo, debemos empezar a pensar: ¿Puedo usar las manos? ¿la mirada es suficiente? ¿cómo incremento los efectos de Akasha? y muchas preguntas más.

Esto se debe a que este don es diferente en todos pero bien alguien que usa posiciones de manos (yo, por ejemplo) puede encontrar a alguien que use técnicas parecidas.

 

Habilidad mental y energía

Akasha, como ya lo he dicho, es una habilidad mental que depende de nuestros niveles psíquicos y energéticos. Lo que la mente desee puede ser realizado mediante Akasha, siempre y cuando dispongamos de suficiente energía.

Es un poder muy útil cuando se trata de vencer a espíritus a último minuto, pero si el caso es que peleamos contra vampíros energéticos, el resultado no es muy positivo, puesto que poseer este don nos hace más vulnerables a estos entes que viven por alimentarse de nuestra energía psíquica.

Cuando enfrentamos a estos entes, lo mejor es no estar solo, a menos que seamos poderosos, lo cual lleva tiempo.

Si no tenemos a alguien que nos ayude a combatir a estos entes, quedamos a merced de ellos y lo que nos puedan ocasionar, así que lo mejor en esos casos es tratar de escapar y pedir ayuda.

Siempre hay que saber cuándo nos enfrentamos a estos espíritus, y para eso hay que conocer las señales más frecuentes que salen a la luz cuando estamos en su presencia:

  • * Escalofríos en el cuerpo.
  • * Repentina debilidad.
  • * Los músculos pierden fuerza.
  • * Nuestro don no logra combatir con todo su poder.
  • * Sentir presencias altamente negativas y dañinas.
  • * Miedo (No muy frecuente)

 

Fugas energéticas y magia

Hay veces en las que nos sentimos sin fuerzas, y tras descansar, nos sentimos igual o peor que antes. En momentos como esos, estamos frente a una fuga de energía.
Esto es algo frecuente en la vida, pero lo es más aún cuando se empieza a desarrollar Akasha.

Esto se debe a que los niveles psíquicos y energéticos aumentan, y el cuerpo y espíritu no están acostumbrados al nuevo nivel, así que empieza a desechar la energía sobrante, pero hay veces en que sale más energía de la necesaria, eso es una fuga.

Es muy normal en la vida, pero desarrollar este poder hace que sea un poco más frecuente, como acabo de decir. Lo mejor es tratar de "reparar" la fuga:
  • * Estirarse al levantarse de una siesta.
  • * Beber agua.
  • * Alimentarse sanamente y con muchas frutas.
  • * Meditar al menos 15 minutos diarios.
  • * Tratar de estar relajados el mayor tiempo posible.
  • * Pautar un tiempo corto en el cual no usaremos Akasha ni practicaremos magia.


Si te ha gustado este BLOG, siéntete LIBRE de hacer clik en ME GUSTA y de compartirlo en FACEBOOK, TWITTER, CORREO ELECTRÓNICO y demás redes sociales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario