Los mayas no predijeron el fin del mundo para 2012


Las predicciones apocalípticas para el 2012 toman vigencia y la referencia obligada son las lecturas de los calendarios mayas. Los estudiosos de las culturas centroamericanas que florecieron antes de la llegada de los europeos, aseguran que no existen profecías de la civilización maya que hablen del fin del mundo y expresan que todo es producto de un marketing bien tinglado para vender la idea a través de los medios de información.

Europress informa que los especialistas reunidos en una antigua ciudadela maya al sur de México, han confirmado que los grabados hablan del fin de una era y del comienzo de otro. Los voceros del Instituto Nacional de Antropología del Distrito Federal han desarrollado un fuerte trabajo de comunicación para desterrar los falsos rumores que sólo despiertan temor e inquietud en la población. Se alega que el pensamiento mesiánico occidental ha sido el que ha distorsionado la idea primigenia que mencionaba al nacimiento de un nuevo periodo.
Lo único cierto es que el calendario maya señala el fin de un ciclo de 5126 años para el 12 de diciembre del 2012; fecha en que se anuncia el regreso de Bolon Yokte, el dios maya de la guerra y la creación. A partir de allí se tejieron una serie de conjeturas que se mezclaron con los mitos populares y terminaron con la noticia del fin del mundo que circula en las redes sociales.

Se viven tiempos de catástrofes, desastres naturales, derrumbes de fuertes economías, violencia social y acentuados cambios climáticos. No se tratan de fuerzas sobrenaturales, simplemente es el mismo hombre que está destruyendo el planeta que habita. El esfuerzo de las naciones es escaso para detener el acelerado paso con que avanza esta destrucción. Si seguimos por el mismo camino llegaremos a un punto en que de verdad se tenga que anunciar el final de la historia de la humanidad.

El tiempo no se acaba en 2012

Los mayas del periodo Clásico (250-900 d.C.) "de ninguna manera pensaron que su tiempo se iba a terminar en 2012", afirmó. Los epigrafistas Sven Gronemeyer y Erik Velásquez de la Universidad de La Trobe (Australia) aseguraron que la citada inscripción en el Monumento 6 de Tortuguero solo señala una fecha sobre la terminación de un ciclo y el comienzo de otro, período en el que retornaría una de las deidades mayas, el dios Bolon Yokte.

El astrofísico de la UNAM Jesús Galindo aclaró que aunque los mayas fueron grandes astrónomos, ni ellos "ni la ciencia actual estarían en posibilidades de plantear un 'fin del mundo'". El científico consideró imposible tratar de pronosticar que un cometa "extermine" a la humanidad, "pues es un evento que no se puede predecir con exactitud".
Las personas hablan "de las grandes erupciones en el Sol que suceden cada 11 años, pero por suerte tenemos un escudo magnético que evita que nos afecte", aseguró.

Indicó que 2012 puede convertirse en una oportunidad para acercarse, desde conocimientos comprobados, a la cultura maya y a la astronomía. Adelantó que el 5 de junio del año próximo se podrá observar el tránsito de Venus por el disco solar, "una observación que bien pudieron realizar los propios mayas".

La historiadora mexicana Laura Caso Barrera explicó que la única predicción conocida de los mayas fue escrita en el libro Chilam Balam de Ixil en el siglo XVIII, quienes retomaron una profecía babilónica divulgada por el sabio Beroso del siglo III a.C., a partir de la cual anunciaron el fin del mundo para el año 1887 de nuestra era.
 
Los expertos concluyeron que todas las versiones sobre el "fin del mundo" son rumores y leyendas que sacan de contexto la visión de las antiguas culturas. Añadieron que este fenómeno es parte de la necesidad de creer de mucha gente como consecuencia de la inestabilidad política y económica o por el cambio climático.

PARTICIPAR EN ESTE BLOG