El dedo de Saturno, del corazón y el inteligente Meñique


Esta vez hablaremos sobre los últimos tres dedos de la mano: el dedo de Saturno, el dedo mañoso y el inteligente meñique.

    * El dedo de Saturno.

Es aquel que llamamos “dedo medio”, representa el equilibrio de la personalidad y la independencia de carácter.

Cuando este dedo es demasiado largo, los gitanos afirman que pertenecen a una persona “que cumple su destino”, es decir, que poco o nada harán por sí mismas y se adaptará a lo que le vaya sucediendo a lo largo de toda su vida.

Los que tienen el dedo medio muy corto, padecen de una suerte cambiante en extremo, a veces muy buena, a veces muy mala. Tienden a la melancolía y se entristecen por cualquier cosa.

    * El dedo mañoso.

El anular, era llamado “impúdicus” por los romanos; su estructura y dimensiones se relacionan con el interés que su dueño tenga por el sexo opuesto y la intensidad de sus encuentros de alcohoba.

Un anular largo, robusto, carnoso, pertenece seguramente a alguien que vive con suma intensidad la pasión sexual y mantendrá su pasión por la alcohoba hasta muy avanzada edad.

Los gitanos llaman al anular “dedo del corazón”, porque se le vincula a todo lo relacionado con el amor o a alguna otra cosa que se le parezca.

    * El inteligente meñique.

El meñique, o “dedo de Mercurio” según la tradición gitana, normalmente revela la capacidad intelectual y la habilidad para hacer negocios, cuando es bien estructurado y su tamaño alcanza hasta la base de las primera falange de anular o un poco más arriba. Algunos gitanos muy hábiles “saben leer” en el tamaño del meñique el número de hijos que tiene o tendrá una persona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario