¿Qué es el mal de Ojo?

El mal de ojo
El mal de ojo, o también llamado aojamiento, es un fenónemo supersticioso, en el que como su nombre indica, se produciría algún tipo de mal a través de la mirada, hacia la persona que es vista. Esto nada tiene que ver con hechizos, brujería o magia, ya que el mal de ojo puede ser causado de manera voluntaria, así como de forma involutaria, se supone que la mayoría de los casos corresponden a esto último, se hace sin ser conciente de ello.


Según la creencia popular, el “mal de ojo” sería producto de admiración o envidia que envía, en la mayoría de los casos, el emisor hacia la persona afectada. Los más propensos a sufrir ataques de mal de ojo son los niños pequeños, los bebés, aunque las personas adultas no escapan de este mal.

Los síntomas del mal de ojo son los siguientes:

- Adormecimiento o pesadez.
- Cansancio.
- Dolores de cabeza
- Malestar físico general.
- Ojos llorosos sin causa aparente.
- Picores (picazón) en todo el cuerpo, pero manifestados de forma especial en coronilla y entrecejo.
- Sudoraciones repentinas.
- Cambios repentinos de temperatura corporal.
- Turgencia sexual injustificada o no provocada ni alentada de forma emocional.
- Sentimientos de negatividad, falta de autoestima.
- Participación en pequeños pero continuos accidentes. Resbalones, caídas, golpes y tropiezos al caminar.
- Miedo en los desplazamientos, inseguridad al caminar por la calle y sensación de ser perseguido.
- Presencia de monstruos y figuras denigrantes en sus sueños o pesadillas.
- Mala suerte en general. Fracasos en todos y cada uno de los proyectos que se ponen en marcha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario