ME GUSTA Y COMPARTIR

El tiempo y los elementos según el calendario chino

El tiempo y los elementos según el calendario chino

Para mucha gente el horóscopo chino se limita a saber que nació en un año que tiene nombre de animal, y es normal que te digan cosas como “Yo soy perro”, cuando en realidad deberían decir “Yo nací en el año del perro”.

Lo primero que tendríamos que hacer es ver cómo se van sucediendo los años, los meses, los días y las horas según el calendario chino. Todos esos elementos temporales están definidos por dos cosas, el tronco terrestre y la rama celestial.

Esta sucesión de tronco terrestre y rama celestial se aplica a años, meses, días y horas del día, lo que quiere decir que cada momento particular estará definido por las cuatro combinaciones que corresponden al año, mes, día y hora. Cada una de las posibles combinaciones tarda 60 veces en repetirse. Es decir, si este es el año del buey de tierra yin, el próximo año del buey de tierra yin será el año 2069.

En cuanto al horóscopo chino, hay que decir que la carta natal china se llama carta de los cuatro pilares porque en ella se estudian los cuatro pilares del nacimiento, y cada uno de ellos corresponde a esas combinaciones que se dan en el momento del nacimiento y que corresponden al año, mes, día y hora.

Las combinaciones del momento presente, a la hora de escribir este apunte, serían:

Año: Buey de Tierra –

Mes: Dragón de Tierra +

Día: Dragón de Metal +

Hora: Perro de Fuego +

Es decir, estos serían los cuatro pilares del nacimiento de alguien que naciera ahora mismo.

Con respecto a esto hay que decir que las personas nacidas en un año representado por un animal con energía yang (Rata, Mono, Dragón, Caballo, Perro y Tigre) tienden más a la acción y a la extroversión mientras que las personas nacidas en un año representado por un animal con energía yin (Serpiente, Gallo, Buey, Conejo, Cabra y Cerdo) son más introvertidos y tienden más a la espiritualidad.

Por otra parte, hay unos subgrupos que presentan mayor compatibilidad dentro de cada uno de esos dos grupos principales:

- Rata, Mono y Dragón

- Caballo, Perro y Tigre

- Serpiente, Gallo y Buey

- Conejo, Cabra y Cerdo

Además, existen los llamados “amigos secretos”, uno para cada signo, fuera de estos grupos de compatibilidad y con energías opuestas:

Rata – Buey

Cerdo – Tigre

Perro – Conejo

Gallo – Dragón

Mono – Serpiente

Cabra – Caballo

De la misma manera, también existen seis combinaciones de signos incompatibles, aunque sus energías sean del mismo signo (yin o yang), que son los siguientes:

Rata – Caballo

Buey – Cabra

Tigre – Mono

Conejo – Gallo

Dragón – Perro

Serpiente – Cerdo

Glosolalia, el don de Lenguas

Glosolalia

De todos los fenómenos paranormales, pocos resultan tan atractivos como la posibilidad de hablar otro idioma de un momento a otro, sin tener ningún conocimiento de tal idioma. A este fenómeno se lo conoce como Glosolalia y se caracteriza por quien lo experimenta puede hablar una lengua que desconoce. Puede Tratarse de un idioma vivo o muerto, conocido o desconocido, real o imaginario. En cualquier caso, la Glosolalia no es nueva en el mundo e incluso forma una parte importante de muchos registros religiosos.

También llamada Xenoglosia o Don de lenguas en la Iglesia Pentecostal se le da una interpretación dogmática, mencionando al espíritu santo como causa. En realidad, el origen de este fenómeno es bíblico y desde las páginas del evangelio, se expandió a lo largo de la historia y las creencias. La Glosolalia es esencial en la Biblia, donde se conoce como Don de Lenguas y es uno de los poderes que el espíritu santo les brinda a los apóstoles. Así esos hombres pudieron salir por el mundo a predicar los evangelios en las lenguas nativas de cada región.

Aunque la Glosolalia tiene una rica historia dentro de las religiones occidentales, se trata de un fenómeno que acompaña a las tribus aborígenes de todo el mundo, desde tiempos inmemoriales. Hablar en la lengua de los espíritus o los dioses es la manera que tienen los chamanes y hechiceros de comunicarse con el más allá.

En tribus africanas, por ejemplo, si una persona es poseída por un espíritu, el hechicero debe hablar con él en su idioma con el fin de conocer las condiciones para abandonar ese cuerpo. El espíritu solícita sus necesidades, a través de los labios de sus victimas y el exorcista traduce este lenguajes para cumplir con los requisitos que impone.

Simultáneamente a la expansión del Don de Lenguas entre las religiones, el mismo fenómeno comenzaba a hacerse popular en el mundo del espiritismo. Durante el siglo XIX y la primera mitad del siglo XX los médiums espiritistas aseguraban que podían hablar con los espíritus utilizando lenguas desconocidas.

Su destino con la numerología Kármica


La fecha de nacimiento revela lo que debemos aprender en esta vida y lo que traemos de vidas anteriores, según esta disciplina.
Los estudiosos de los números aseguran que a través de distintas encarnaciones cada persona incorpora experiencias que enriquecen y definen su existencia actual. El día en que nace esa persona determina una guía básica para el resto de su vida.

Cuando las cifras de la fecha de nacimiento sumadas dan 10 o más hasta el 33, se las reconoce como un “número kármico”, que determina cuál es el destino de cada persona en la vida. De acuerdo a cómo se haya vivido en encarnaciones anteriores, esta cifra puede tratar de una recompensa o estar destinada a que se logre un aprendizaje. Para ello, cada alma ya viene con algunas habilidades o dificultades que tienen que ver con ese destino. Por ejemplo, si usted nació el 26/3/75, deberá realizar la siguiente suma:

(2+6)+(0+3)+(1+9+7+5)= 8+3+22= 8+3+4= 15= 6.

Su número kármico es 15. También puede determinarse para empresas, países, etc. Si su fecha de nacimiento no da entre estos números, tome la cifra del día de su nacimiento.

Haga su suma y fíjese en los mensajes de cada número.

  • 10 : La rueda de la fortuna. Es un número de elevación o caída según el deseo personal. Será reconocida para bien o para mal, según la acción elegida y despertará reacciones extremas de amor u odio. Tiene un gran poder de creación para determinar cada acontecimiento, ya que es capaz de materializar casi todo lo que imagina. El lema para el 10 es “imagínalo y se concretará”.

  • 11: Un león con bozal. Es un número de difíciles pruebas ocultas y traiciones por parte de otros. Debe unir sus deseos conflictivos para lograr la felicidad. No obstante cada una de las partes en conflicto debe conservar su individualidad pues posee su propio valor.

  • 12 : El sacrificio. Representa al proceso educativo en todos los planos y el sacrificio necesario para alcanzar el conocimiento y la sabiduría tanto en lo intelectual como en lo espiritual.

  • 13 : Renovación y cambio. Aunque en general está como “de mala suerte”, los antiguos maestros afirmaban que quien aprendía a usar el número 13 recibía dominio y poder. Es el número de los cataclismos para que pueda surgir la “tierra nueva de la renovación y el cambio”. Si se lo usa con egoísmo, trae la destrucción. La fuerza constructiva de la vibración 13 ayuda a adaptarse a los cambios con gracia y otorga estabilidad, concreción, practicidad y firmeza.

  • 14 : Movimiento y desafío. Éxito en la comunicación con el público, en forma oral o escrita y todo lo vinculado a los medios de comunicación. La suerte del 14 incluye transacciones monetarias o asuntos especulativos, como las apuestas.

  • 15 : El mago. Si posee este número kármico es sumamente afortunada porque lleva en sí la esencia del encantamiento. Otorga facilidad de palabra con elocuencia y el don de la música, el drama y el arte en general, además de un fuerte magnetismo personal. La vibración 15 es propicia para obtener dinero, regalos y favores, ya que actúa sobre la naturaleza altruista de la gente. Si su desarrollo espiritual es inferior, puede usar la hipnosis o la “magia negra”.

  • 16 : La torre. Previene contra fatalidades, accidentes o la frustración de metas mal planeadas. Para evitar la tendencia fatalista del 16, si fuese número de natalicio, de sendero (FECHA DE NACIMIENTO), de teléfono, o no puede modificar la ortografía de su nombre, deberá esforzarse por trazar anticipada y cuidadosamente todos los planes previendo los fracasos con una cuidadosa atención a los detalles y escuchando la voz interior que por intuición le advertirá del peligro.

  • 17 : La estrella de Venus. Es un número muy espiritual. Los caldeos afirmaban que los representados por esta estrella de ocho puntas se elevarían por sobre las dificultades de la primera parte de su vida hasta el punto, en algunos casos, de alcanzar la inmortalidad por sus acciones.

  • 18 : Conflicto espíritu-materia. Se lo relaciona con conflictos familiares o geopolíticos, como guerras y revoluciones, y traiciones tanto de amigos como de enemigos. La manera de neutralizar esta vibración es “poner la otra mejilla” y devolver bien por mal.

  • 19 : El príncipe de los cielos. Representa la victoria sobre los fracasos y las desilusiones pasajeras. Promete felicidad y satisfacción plena y éxito en sus empresas y en su vida personal. Aunque hubiera otros números negativos en el numerograma, el 19 neutraliza cualquier dificultad.

  • 20: El juicio. Representa un poderoso despertar con nuevos propósitos y grandes planes y ambiciones. Aunque haya demoras y obstáculos ocasionales, se los puede superar mediante el desarrollo de la paciencia. También otorga la bendición de vivir sueños premonitorios y la posibilidad de concretar los buenos y anular los malos.

  • 21: El mundo. Adjudica la victoria después de una larga lucha. Promete éxito y garantiza progresos, honores, recompensas y una elevación general en la vida y en la carrera.

  • 22: El loco. Es un número de advertencia contra las ilusiones, los engaños, los errores de criterio y la posibilidad de depositar la fe en personas indignas de confianza. Si 22 es natalicio o sendero natal y no podemos evitarlo, la lección kármica nos aconseja estar mucho más alerta, frenar la pereza mental y desarrollar más “agresividad espiritual” llevando a la práctica la capacidad de cambiar las cosas y desarrollar el poder de organizar y planificar bien el destino propio y el de los demás. Cuando se reconocen y se practican las responsabilidades personales, el 22 puede dominar los acontecimientos y pasa a ser un número maestro; de lo contrario, queda reducido a un simple 4 lento y retrógrado.

  • 23: La estrella del león. Es un número de recompensa kármica. Promete éxito en lo personal y profesional y garantiza ayuda y protección por parte de superiores y encumbrados. Es muy favorable y bendice con abundante gracia a la persona o entidad que representa. Existiendo la estrella en el numerograma, los números restantes, por negativos que fuesen, no podrán vencer la “fortaleza del león”.

  • 24: Amor, dinero y creatividad. También es de recompensa kármica sobre todo si es sendero natal. Promete la ayuda de los poderosos y se asocia con personas de alto rango y posición. Aumenta el éxito financiero y permite la felicidad en el amor. Su magnetismo es muy atractivo para el sexo opuesto y le permite lograr triunfos mediante el romance, además de la ley y el arte. Deberá cuidarse de la autoindulgencia y de la arrogancia y no descuidar los valores espirituales.

  • 25: Discriminación y análisis. Otorga sabiduría espiritual obtenida mediante cuidadosa observación de personas y cosas. Su fortaleza provendrá de haber superado las desilusiones en la primera parte de la vida y de su capacidad para aprender de los errores cometidos.

  • 26: Asociaciones. Vibra extrañamente con una gran fuerza basada en la falta de egoísmo y el poder de ayudar a otros, aunque no a sí misma. Advierte sobre peligro de desilusiones y algunos fracasos en sus ambiciones causados por malos consejos. Si es el número compuesto del nombre conviene cambiarlo y si es el número de natalicio o de la fecha de nacimiento convendrá investigar lo que se dijo de los números 4 y 8 en notas anteriores.

  • 27: El cetro. Es excelente, armonioso y afortunado. Otorga coraje y poder con un toque de encantamiento que facilita sus tareas de liderazgo. Es un número de recompensa kármica que debe guiarse por sus propias ideas y planes originales.

  • 28: El cordero confiado. Es un número de desconcertantes contradicciones que pueden llevar a la frustración. Simboliza a personas o entidades muy promisorias, capaces de lograr éxitos impresionantes; pero corre el riesgo de perderlo todo si no asume las previsiones del caso o confía indebidamente en parientes o terceras personas y poderosos enemigos en cualquier ámbito. Si fuera el número de nombre, convendría cambiarlo. Si fuera número natal, convendría cultivar lecciones kármicas de prudencia, cautela y planificación detallada para neutralizar su vibración.

  • 29: Gracia bajo presión. Pone muy a prueba la fortaleza espiritual de la persona o entidad representada. Como se puede reducir a 11, deberá aprenderse las lecciones kármicas de este número y a no quejarse de los problemas para neutralizarlo.

  • 30: El solitario. La meditación. Es un número de retrospección, meditación y deducción con superioridad mental en su medio, lo que la aísla y la condena a la soledad. Si está representada por él, suele dejar a un lado las cosas materiales, pero no por falta de oportunidades ni incompetencia, sino porque así lo desea. Es afortunada o desafortunada según su propio deseo. Además de una vibración todopoderosa, el 30 caracteriza a personas con pocos amigos. Prefiere estar sola a mal acompañada y asiste a reuniones sociales sólo si es útil a sus investigaciones o a su profesión.

  • 31: El ermitaño. Es similar al 30, pero aún más autosuficiente, solitario y aislado del prójimo. Con frecuencia está dotado de practicidad, elevada inteligencia y hasta de genialidad. La persona 31 suele ser porfiada y consecuente con sus convicciones e ideales, o testaruda.

  • 32: Comunicación. La “vibración del político” mueve las masas humanas como el 14 y recibe protección y ayuda como el 23. Agrega a esto una capacidad natural de encantar al prójimo con sus magnéticas palabras. Con esto puede convencer de lo que quiera a quien sea por su facilidad para contagiar o vender sus ideas. Deberá actuar con libertad, según su propio criterio, y no dejará que los proyectos se frustren por la terquedad y la estupidez ajenas.

  • 33: Tiene una vibración semejante a la del 24, pero la magia del amor, la creatividad y la promesa de éxito financiero final son todavía mayores. Gracias al doble 3 es más afortunado en todo sentido, en especial con el sexo opuesto, tanto en su carrera o profesión como en su vida romántica y conyugal. Deberá combatir la pereza, la indiferencia y el exceso de confianza. Si tiene sentido del humor y deja de lado su arrogancia de “ganadora” por exceso de confianza sus virtudes se acrecentarán.

La profecía y la buenaventura

La predicción del futuro ha sido siempre una preocupación habitual, practicada con los más diversos medios, desde estudiar el firmamento o las entrañas de los animales hasta interpretar formas fortuitas en monedas, cartas, dados o bastoncillos, como en el libro de sabiduría chino I Ching. El vidente europeo más notable fue Nostra­damus (1503-66), médico y astrólogo francés que escribió más de 600 oscuros versos que han sido interpretados como los predicción precisa de la Revolución francesa y de otros importantes acontecirnientos.

En el siglo XVIII habían caído en desuso métodos de adivinación más extraños y antiguos, como la cefalomancia (crepitación de una cabeza de burro ardiendo), la hidromancia (ruido de una corriente de agua) y la onicomancia (reflejo en las uñas de una muchacha virgen untadas con aceite). Pero aún seguían usándose las cartas del Tarot y muchos otros métodos tradicionales de predicción. Algunos gitanos convirtieron en oficio la interpretación de cartas, sueños, bolas de cristal, hojas de té y palmas de las manos.

A mediados del S. XIX se avivó el interés por la antigua creencia de que los espíritus de los muertos pueden a veces verse u oírse. La invención de la fotografía dio fuerza a la idea de que los fantasmas eran almas en pena atrapadas entre este mundo y el otro, ya que en la película revelada se apreciaban a veces unas formas fantasmagóricas. Los espiritistas creían que una persona psíquicamente muy sensible, llamada médium, podía alcanzar un estado de trance en el que recibía mensajes de los difuntos.

¿Cómo es una ceremonia Vudú?

Vudú

El reportero español Juan José Revenga visitó Haití para investigar sobre el Vudú. En un artículo para Internet narra cómo es una ceremonia en Abomey, poblado ubicado en la República de Benin, en el continente Africano.

En el texto señala que existe un sacerdote quien dirige la ceremonia. En el momento que éste arriba al lugar donde se lleva a cabo el rito, los presentes comienzan a gritar y golpearse el pecho mientras entonan canciones africanas. Posteriormente matan algunos animales y entregan su sangre al altar, lugar donde viven los espíritus que rigen su mundo.

El siguiente momento es protagonizado por los fantasmas de los muertos, llamados Engun-gus, unos muñecos decorados con pedrería (con un hombre escondido) que bailan alrededor de los asistentes. El temor de los seguidores les impide tocar a estas figuras, pues se tiene la creencia de que si lo hacen, pueden perder sus almas en manos de los fantasmas.

En el mismo texto, Revenga narra cómo se celebra un rito en las tierras Haitianas. Allí también hay un sacerdote llamado Hungan que dirige una ceremonia que se efectúa en las montañas. Se colocan cientos de velas y santos en primer lugar.

Comienzan a sonar los tambores. En el sueño se dibuja un círculo mágico con el nombre del espíritu que se desea invocar esa noche. Los participantes entran en trance y el sacerdote hace que les cambien sus ropas para que el espíritu pueda reconocerlos. Suenan campanas que sirven para llamar a los muertos.

Las tradiciones del Vudú se han traspasado de generación a generación a través de la tradición oral, es decir, no existen libros en los que se señalen los dogmas o preceptos en los que se basa esta religión. Sin embargo, hoy por hoy, más de 60 millones de personas en el mundo la practican, tanto en la zona de África, como en ciertas partes del Caribe y América

La verbena de San Juan

La verbena de San Juan

La verbena de San Juan se celebra en muchos puntos de España pero es especialmente famosa en la costa mediterránea. Aquí, se celebra la que se conoce como la noche más corta y más mágica de todo el año. El fuego y las hogueras de San Juan son las protagonistas de esta celebración en honor a San Juan Bautista.

Se dice que la fiesta proviene de una tradición pagana que celebraba así la entrada del verano. Hoy en día, las fiestas de San Juan de Alicante son las más famosas de España , donde además sus fiestas oficiales. Para esta noche se preparan unas hogueras que son auténticos monumentos del ingenio.

Ya desde 1928 se tiene constancia de esta celebración en Alicante que se conoce en valenciano como Fogueres de Sant Joan. Las fiestas incluyen las Mascletás, que tiene como protagonista el estruendo de la pólvora y la elección de la reina de las fiestas, conocida como La Belleza del Fuego, y acaban con la cremà de las hogueras. Consulta los vuelos a Alicante y Anímate a festejar por todo lo alto esta noche mágica reservando un vuelo barato a Alicante y déjanos tu comentario con tus impresiones de las fiestas.

Por otra parte, las fiestas de San Juan de Barcelona tiene como protagonistas las verbenas populares en las calles y playas de la ciudad, junto con las hogueras en todos los barrios, los petardos y la coca de San Juan.

Un par de días después del solsticio de verano, la hoguera de esta noche es donde se quemaban los enseres en deshuso y los muebles viejos en los hogares. Se apilaban en un llano o a la puerta de la casa y se prendía fuego, mientras la gente lo celebraba con sus familiares y amigos. Esto sucede cada noche del 23 de junio, víspera de la festividad de San Juan, aunque hoy esa mágica hoguera ha sido sustituída por los espectaculares fuegos artificiales.

Ni que decir tiene que el fuego ha sido desde siempre un elemento sagrado en todas las civilizaciones, junto a la tierra, el aire y el agua. Se le otorgaba, entre otras cosas, la cualidad de purificar las almas. Así, en la hoguera de una noche como hoy, la gente se desprendía de todo aquello que no se usaba en los hogares o que entorpecía, simbolizando todo aquello que las personas llevamos dentro nuestro y que entorpece nuestra vida y nuestro crecimiento como seres humanos. Y es que las personas, con el paso de los años, vamos acumulando hábitos, recuerdos, comportamientos, tics, etc. que -guardados en nuestro interior- condicionan nuestra vida. Desde niños, todo aquello que nos han dicho de nosotros mismos, lo que hemos vivido y lo que nos han hecho creer sobre la vida está celosamente guardado en ese concepto del "yo" que tenemos (que conforma nuestra personalidad), aunque no se corresponda con nuestra esencia o nuestra realidad cambiante. O eres "tú mismo" o bien eres "tu personalidad"...

Como suelo decir, toda esa personalidad heredada, aceptada y ajena nos condiciona e incluso nos priva de ser y de vivir tal como somos, además de impedirnos estar lo suficientemente vacíos como para recibir lo nuevo -y siempre necesario- en nuestra vida. Si uno no cuestiona lo que es y hace, no toma las lecciones aprendidas -deshaciéndose de los hechos y circunstancias concretos-, no deshecha los viejos modelos... la vida va repitiéndose cíclicamente en un bucle interminable, por el que personas con un mismo rol, las situaciones diferentes pero con un mismo sentido y las lecciones por aprender se repiten incansablemente en nuestra existencia, provocando un estancamiento personal y, lo que es peor, manténiéndonos con esa sensación crónica de insatisfacción e infelicidad personal, lamentablemente muy común y generalizada. El ser conscientes de nuestra realidad personal y del sentido de nuestra existencia exije deshacerse del lastre que todos llevamos para poder proseguir hacia nuestro Destino, lijeros de equipaje, es decir, tal y como en realidad somos.

Sin duda el ser humano -mediante su poderosa mente- tiene el poder suficiente para crear su propia realidad personal y su propia vida. Y eso, demasiadas veces, favorece el que seamos capaces de arrastrar -hasta con una cierta dignidad, resignación y/o vanidad- todo ese lastre que llevamos desde siempre, logrando incluso "estar bien" en nuestra vida. El Ego se encarga de ello! Pero, solo si tenemos la valentía de escuchar esa voz interior que todos tenemos dentro y que nos hace sentir infelices -o sea, no alineados con nuestra esencia-, tendremos la urgente necesidad de mirar qué ocupa nuestra mente y nuestro corazón, diseccionarlo, deshacernos de lo que nos distrae de nuestro cometido en la vida y potenciar todo aquello que, en cambio, nos ayuda a ser más nosotros mismos y a mejorar nuestra existencia. No hay edad para ello, ni un momento adecuado, pues éste llega cuando llega. No puede ser inducido por alguien desde fuera, ni ser fruto de la introspección ni de un esfuerzo continuado para provocar el cambio. Aunque es verdad que, generalmente, suele ser fruto de algún hecho singular y extraordinario -la aparición de una persona o de una situación "que rompe nuestros esquemas"- que actúa como precipitador o señal de ese importante cambio que busca despertar nuestra Conciencia. Aún así, el momento llega cuando llega y, aunque su aparición sea siempre cuando uno está preparado para sentirlo, la razón y la voluntad humana es suficientemente poderosa como para renunciar al cambio, dilatando el proceso o postergando su efecto en nuestra vida.

Ese es, precisamente, el gran poder de la libertad humana! Es nuestra libertad personal lo que nos mueve a seguir igual o bien a emprender el gran cambio que nos llevará a la felicidad de saber quien somos en realidad, necesario para vivir nuestra mejor vida. Porque la libertad construye una actitud y ésta determina cómo actuamos en nuestra vida y qué obtenemos en ella! O confías en lo nuevo (amas) o solo temes (miedo)... y repites lo vivido! Y ante esta opción -la aceptación del cambio- es cuando aparece la oportunidad de quemar simbólicamente todo lo que nos impide ser y vivir lo que somos, en una poética hoguera de San Juan, que celebramos esta próxima noche. Porque, además, como manda la tradición, tras la hoguera que purifica nuestra Alma hay que sorprenderse ante la salida de un nuevo sol que ilumina nuestra vida, el día siguiente. Así, esta mágica y larga noche de San Juan es una oportunidad para quemar lo viejo y abrirse al nuevo día que llega, preciosa metáfora que ejemplifica el Nuevo Amanecer del Alma.

Te deseo una feliz verbena de San Juan y que en su hoguera tengas el valor de quemar todo aquello que te distancia de ti mismo para poder acojer lo nuevo en tu vida que te ha de llevar a tu felicidad!

¿Que es la terapia Homa?


Es una Ciencia de la Sanación proveniente de la Medicina Ancestral Ayurvédica. Está basada en la ejecución de fuegos bioenergéticos. El equilibrio bioenergético es SALUD.

La Terapia Homa es una Ciencia Bioenergética que al igual que la física y las matemáticas no están basadas en creencia.

HOMA es una palabra sánscrita empleada aquí como sinónimo de YAGNYA. YAGNYA es un término técnico que ocupa la ciencia védica de la bioenergía para expresar el proceso de eliminación de las condiciones tóxicas de la atmósfera, a través de la acción del fuego. Esto significa utilizar el fuego como instrumento mediador, para sanar y purificar la atmósfera. Tú sanas la atmósfera y recobrada su salud, la atmósfera te sana a ti. Esta es la idea central de la Terapia Homa. La expresión "sanar la atmósfera" posee muchas ramificaciones, que aún no han sido investigadas por la ciencia moderna.

YAGNYA nos devuelve los nutrientes que la contaminación roba al medio ambiente. El cambio molecular en la fisión y fusión de los átomos hace que las propiedades de los elementos cambien en su estructura y peso atómico. Varía la velocidad de la rotación de los electrones y neutrones. Si a los científicos se les proporciona una adecuada percepción, podremos demostrarles cómo este conocimiento puede ser usado ventajosamente en algunas áreas cuando se las mira desde la perspectiva de YAGNYA.

La Terapia HOMA es una ciencia revelada. Es tan antigua como la creación. En el transcurso de tiempo, este conocimiento se perdió, pero ahora ha sido resucitado para orientar a las personas sobre como corregir las condiciones contaminantes que encontramos hoy día en el planeta. La Terapia HOMA proviene de los VEDAS, es acervo de sabiduría más antiguo conocido por el ser humano.

Cuando las cosas van mal a consecuencia de la contaminación, los elementos de la naturaleza comienzan a cambiar. La cohesión de los átomos, su fusión, se comporta de una manera distinta, tal como se describe en ATHARVA VEDA. Se afirma que si los átomos comienzan a refusionarse y a fisionarse de una manera inapropiada, una civilización puede ser destruida. Si se hace YAGNYA (HOMA) cuando esto ocurre, se ayuda a restaurar la armonía y se produce un elemento nuevo y benéfico. Nótese que no decimos “creado”. Nada es creado, solamente se reestructura. Este conocimiento es Terapia HOMA.

Agnihotra es el HOMA básico para todas las prácticas de fuego HOMA entregadas en las antiguas ciencias védicas. El Agnihotra esta sintonizado al biorritmo correspondiente al amanecer y atardecer. El proceso implica preparar un pequeño fuego en un receptáculo de cobre de forma piramidal del tamaño prescrito y colocar algunos granos de arroz en el fuego, exactamente en el momento preciso de la salida y puesta del sol, mientras se cantan dos Mantras muy simples.

Este conocimiento puede ser aplicado en diversas áreas. La siguiente es una lista ilustrativa y no exhaustiva: Agricultura, Medio Ambiente, medicina, psicoterapia, biogenética, etc.

A la tecnología se le terminó su tiempo de supremacía. Ahora debemos que buscar en lo profundo de la Supertecnología para salvarnos del desastre que hemos creado con la combinación de contaminaciones. El aire que respiramos, el agua que bebemos y la tierra que cultivamos están todos envenenados.

Nosotros pensamos que hemos encontrado el paraíso tecnológico. Este será nuestro infierno en los próximos años. Nos guste o no, ya nos hemos entregado a las fauces de la muerte en la bandeja de plata de la tecnología. La ciencia y la tecnología son cosas diferentes. La ciencia es la búsqueda de la verdad. Lo que la tecnología ha hecho y persiste en seguir haciendo, no dista mucho de despojar a la tierra y al aire que respiramos de todos sus nutrientes, al destruir la vida vegetal con pesticidas e insecticidas y contaminar a los seres humanos con fertilizantes químicos y aditivos en los alimentos. Todo esta cobrando su precio en la actualidad. El ser humano no puede sobrevivir esta era sin un intento masivo para contrarrestar la destrucción.

El Oráculo de los Delfos

Los pueblos antiguos tenían en sus oráculos , como sistema de predicción del futuro. Antes de cualquier gran evento, en batallas, en matrimonios, en nacimientos, etc.. Los Reyes y líderes consultaban las previsiones a los oráculos, los que les avisaban, les prevenían, les protegían.

En la antigua cultura griega, éstos eran elementos fundamentales y uno de los más famosos es el oráculo de Delfos fue un gran recinto sagrado dedicado al Dios Apolo en el centro estaba el templo, donde acudían los griegos para preguntar a los dioses sobre las cuestiones que les interesaba, eso fue en la antigua ciudad llamada Delfos. Algunos oráculos, consultaban dioses, otros, a los espíritus.

Magia y Hechizos

Ser partidarios de la magia blanca, nunca de la negra.

La magia blanca beneficia y refuerza, la negra impone y eso no es bueno

Para poder realizar un hechizo es fundamental, que el que lo hace tenga una fuerza superior de concentración muy fuerte, debe saber suscitar el amor y el odio. Es un trabajo o practica muy larga, difícil y muy delicada de hacer, porque comporta grandes riesgos. El principal medio para hacer estos hechizos es la voluntad, los accesorios solo sirven para potenciar los efectos.

Así que para el que los hace tiene que saberse el mas fuerte para poder imponer su voluntad al mas débil, y saber concentrar su pensamiento, de tal modo que sepa el mismo sus propios poderes psíquicos. Hay que empezar haciendo practicas antes de cualquier operación mágica, por ejemplo, cada día a la misma hora es aconsejable hacer ejercicios respiratorios de concentración, un entorno adecuado tambien ayuda , quemar incienso o poner un perfume adecuado al fin que se quiera obtener, como amor, honores, odio. Los talismanes personales tambien sirven para reforzar los efectos en la magia que se quiera obtener.

Hay que elegir un día propicio, lugar y hora en que se sintonice conjunciones astrales favorables para la ocasión. Se conoce la tradición de la antigüedad, cuando las ceremonias se realizaban a media noche en un bosque en un cruce de caminos, en cuevas o castillos viejos y abandonados, ahora hay que buscar un sitio tranquilo silencioso y solitario, se pueden hacer en casa al igual que al aire libre, poner una luz baja, el fuego y las velas ayudan mucho ha hacer una atmósfera recogida la que ayuda al éxito en la magia deseada.

Supersticiones Trece y Martes

Una superstición muy conocida y respetada por muchísimos es el día trece y martes, se dice que este día atrae a la mala suerte. Este día en algunas partes de Europa y Latinoamérica, se considera día de mala suerte, en que la gente supersticiosa no se atreve a realizar o comenzar proyectos ni aventuras, por aquello del dicho, en trece y martes, ni te cases ni te embarques, un día considerado maldito por muchos. El numero 13 esta ligado al diablo, y a la muerte, siempre ha estado mal visto por muchas cultura, en la Cábala son 13 los espíritus malignos, también se cree que el Apocalipsis ocurriría un Martes 13, día que aparecerá la Bestia, según el capitulo trece del mismo. Y en la Última Cena Judas fue el ultimo en sentarse en la mesa con el numero trece. El número 13 en el tarot significa muerte, y en su significado oculto representa un cambio, la muerte de algo por el nacimiento de otra cosa. Y se dice que Eva tentó a Adán con la manzana un día trece y martes.

El origen de la mala suerte atribuida al martes, puede ser también por el dios Marte, dios de la guerra, por implicar muertes. Las supersticiones hacia el martes algunas veces son excesivas por que creer que los hijos nacidos en martes serán desgraciados o tendran una vida corta. En algunas personas este dia se crean una fobia a salir de sus casas para no estar expuestos a los peligros que creen que le puedan pasar. También dicen que trae mala suerte cortarse las uñas o el pelo en martes.

Así que el numero 13 es considerado numero de mal agüero, y aun peor si coincide en el calendario que caiga en martes según nuestra tradición, o que caiga en viernes segun otra tradicion en otras partes del mundo.

2012 Fin del mundo segun los Mayas


Basándonos en el calendario maya, este nos anuncia que el fin del mundo llega el 21 de diciembre del 2012, en el solsticio de invierno de ese año, con esta polémica sobre el cataclismo global, se ha despertado en el mundo un miedo a que puede ser verdad o no. Ha sido tal psicosis la que ha levantado toda esta publicidad que la NASA ha tenido que publicar un comunicado en el que asegura que se trata, sólo de ciencia ficción. Los Mayas describen en sus siete profecías cambios en el mundo.

La Tierra ya se esta viendo afectada por lo escrito en ellas, describen un cambio climático y cósmico, en estas profecías pone que serán el principal motivo que provoque que el mundo llegue a su fin. Los Mayas sabían que todo esto iba a suceder y por eso nos dejaron mensajes grabados en piedra, estos mensajes nos alertan y nos avisan de lo que va a pasar en éstos tiempos que vivimos, estas visiones del futuro a nuestro presente están reflejadas en las siete profecías.

Y aquí la industria de Hollywood a aprovechado esto y ha hecho una superproducción que muestra el Apocalipsis con todo lujo de detalles, a la dirección de Roland Emmerich, guionista de esta película junto a Harald Kloser. El titulo de esta película esta basado en la fecha del fin del mundo según el calendario Maya 2012, marcado en una piedra en la ciudad maya de Cobá, en la Península de Yucatán, México, en la que anuncia el fin del mundo.

La carta astral, una instantánea del cielo

La carta astral es una instantánea del cielo, en el lugar de la Tierra y en el día y hora de tu nacimiento. En ella se reflejan las posiciones del Sol, la Luna, y los planetas, en relación con la bóveda celeste y con el horizonte del lugar de nacimiento, así como las relaciones de aquellos entre sí.

La interpretación de la carta astral

La interpretación de una carta astral (comunmente denominada horóscopo) consiste en descubrir de que manera esas posiciones influyen, condicionan, y determinan las características personales y sociales de una vida. Primero me voy a referir a la posición de los astros (Sol, Luna, y planetas) en relación con el fondo de la bóveda celeste, que astrológicamente se considera dividida en doce partes, los doce signos del Zodiaco.

A pesar de que la complejidad de cada persona es muy superior a lo que se puede describir a una maquina, es posible, no obstante, establecer una serie de rasgos de personalidad y de destino, que se derivan de tu carta astral a partir de las posiciones de los astros el día de tu nacimiento. Creo que el análisis de las características que voy a enumerar a continuación podrá serte de utilidad para avanzar por el camino del autoconocimiento.

Qué es el signo solar

El rasgo astrológico mejor conocido entre el publico en general es el signo solar, es decir, la posición del Sol en el horóscopo. La respuesta que se da a la pregunta ‘De que signo del Zodiaco eres’, es tu signo solar. Al decir que eres Escorpio, en realidad te estas refiriendo a que, cuando tu naciste, el Sol estaba en ese signo
el sol Desde un punto de vista técnico el Sol representa la imagen que tiene uno de si mismo, el consciente, la voluntad, y su destino ultimo. Por esta razón, es normal que uno se sienta identificado con las características de su signo.

Qué es el ascendente

El Ascendente de una carta astral es el punto de la bóveda celeste que empezaba a asomar por el Este en el momento de que se trata la carta (en este caso, tu nacimiento). Es un punto importante porque expresa como nos han condicionado la circunstancias. Indica la conducta aprendida, así como la imagen que presentamos a los demás. Así mismo se relaciona con la forma en que tiendes a empezar las cosas

Interpretación de la luna

Otro elemento importante de tu carta astral lo constituye la posición de la Luna. Al contrario que la posición del Sol, que no varía de un año a otro para la misma fecha, la posición de la Luna es distinta incluso para aquellas personas que han nacido unos pocos días antes o después que ti. Más aun si son de años diferentes. Técnicamente representa lo instintivo, inconsciente y corporal en contraposición a lo consciente y voluntario (el Sol). La Luna expresa nuestra receptividad al entorno, nuestros hábitos diarios y ritmos corporales (nuestros estados emocionales siguen el movimiento de la Luna, como las mareas del Océano). Desde otro punto de vista la posición de la Luna en una carta representa a los progenitores (especialmente a la madre). En términos de psicología, representa el arquetipo femenino. Por lo general, las características de tu signo lunar saldrán a la superficie en situaciones de inseguridad.

Hemos visto los tres focos de influencia más importante de una carta astral, el Sol, la Luna, y el Ascendente. Siguiendo con los componentes de tu personalidad, consideraremos otros tres factores que te caracterizan. Las posiciones de los planetas en tu carta indican necesidades básicas de la personalidad que deben ser atendidas.

Los planetas personales: Mercurio, Venus y Marte

Los llamados en astrología, planetas personales, son Mercurio (simboliza la mente y nuestras capacidades y modos de comunicación), Venus (que representa la atracción, la sensualidad, y el sentido de los valores), y Marte (la energía disponible y sus modos de expresión).

Los planetas sociales: Júpiter y Saturno

Los llamados planetas sociales, Júpiter y Saturno, se relacionan con nuestras actitudes y aptitudes para la integración en la sociedad. Júpiter simboliza la fe y el optimismo, y en un sentido más concreto, la suerte y las posibilidades de expansión personal. Saturno es la otra cara de la moneda. Tiene que ver con la aceptación de las propias limitaciones, con responsabilidades, miedos, penas y cargas. Saturno se asocia con la mala suerte y las desgracias.

Los planetas generacionales:Urano, Neptuno y Plutón

Los planetas generacionales son Urano, Neptuno, y Plutón. Su movimiento en el cielo es muy lento, por lo que permanecen mucho tiempo en cada signo. Urano esta relacionado con el deseo de individualidad. En una carta indica donde el individuo quiere ser especial, salirse de la norma. Tiene que ver también con la necesidad de cambios. Su posición en una carta apunta al area de lo imprevisto y de las sorpresas (no siempre agradables). Neptuno esta relacionado con el deseo de sublimación, donde uno quiere fundirse en una totalidad superior. A nivel más concreto suele indicar un punto de fantasía, abnegación y autoengaño. Plutón, se relaciona con los instintos más profundos (muy en la línea de la simbología de Escorpio), con las cuestiones de poder y magnetismo, así como con las grandes transformaciones. En una carta señala generalmente el area de comportamientos obsesivos o irracionales.

Las casas zodiacales

Las casas, según la astrología clásica, tienen influencia sobre las situaciones de la vida, sobre la historia cambiante de las personas y se hallan fijas en el cosmos, en la esfera terrestre. Las casas son doce, igual número que los signos, y se complementan y oponen entre sí. Algunos astrónomos actuales afirman que la división del Zodiaco en Casas resulta Las casas, según la astrología clásica, tienen influencia sobre las situaciones de la vida, sobre la historia cambiante de las personas y se hallan fijas en el cosmos, en la esfera terrestre.

Las casas son doce, igual número que los signos, y se complementan y oponen entre sí.

Algunos astrónomos actuales afirman que la división del Zodiaco en Casas resulta “un poco arbitraria” y existe más de una decena de maneras distintas para hacer el cálculo de las casas, según se empiece en la cúspide de la propia casa o, por el contrario, se tenga en cuenta sólo la zona de máxima influencia. Su estudio para hacer una carta astral es imprescindible aunque su importancia es menor que la de los signos.

Al igual que los signos, las casas se dividen en cardinales, fijas y comunes.

  • Cardinales (Casa 1, 4, 8 y 10) están relacionadas con las facultades y actividades del sujeto y su medio social, familiar y privado.
  • Fijas (Casa 2, 5, 7 y 11), tienen que ver con las aspiraciones, planes y propósitos del individuo y su respuesta ante los estímulos externos.
  • Comunes (Casas 3, 6, 9 y 12), representan los logros culturales e intelectuales en grado sumo y el reconocimiento de las equivocaciones; su lema podría ser: rectificar es de sabios.

Las casas no coinciden exactamente con los signos; esto siempre hay que tenerlo muy en cuenta.

Qué es la Astrología y qué es el Horóscopo


¿ Qué es la Astrología? / ¿ Qué es un Horóscopo?. La Astrología es la ciencia de los astros. Ella establece relaciones entre lo que sucede en el cielo y lo que acontece en la vida cotidiana de las personas. En ningún momento los planetas obligan al ser humano a hacer tal o cual cosa. La Astrología sólo le hablará de tendencias o inclinaciones.

Siempre estará por encima su voluntad y su esfuerzo. La Astrología es una ciencia que proviene de la más remota antiguedad y hoy en día se está revitalizando de forma muy importante. Sin embargo, no todo lo que se da en llamar astrología, horóscopo o predicción lo es realmente.

Por ejemplo, existe una gran confusión sobre lo que es un horóscopo. La palabra horóscopo proviene de “hora” y “scope” (observar), es decir, significa “observación de acuerdo a la hora de nacimiento”. La primera conclusión que podemos sacar al respecto es que los mal llamados “horóscopos” de los periódicos en realidad no lo son, por el simple hecho de que ellos no tienen en cuenta la hora, día, mes y año de nacimiento de cada persona, sino sólo el día y el mes. Por tanto, no es astrológicamente válido dividir a las personas en 12 grupos o “tribus”, diciendo “del 21 de marzo al 22 de abril, Aries”; “del 22 de abril al 22 de mayo, Tauro”, etc. y pretender que a todas las personas de Aries el mismo día les vayan a ocurrir las mismas cosas.

Por todo lo explicado le queremos ofrecer un estudio astrológico serio, ameno y entendible, en el cual figuran todos los elementos del cielo que se necesitan para establecer un verdadero horóscopo o carta astral.

Qué es el horóscopo

Pero, ¿qué es un horóscopo?. Es una carta o gráfico del cielo en el que figuran los planetas y los signos zodiacales. Decir horóscopo es lo mismo que decir carta astral (gráfico de los astros). Hay varios tipos de carta natal, los cuales son usados por los astrólogos para hacer sus estudios.

La carta astral básica y fundamental es la llamada carta natal o carta astral de nacimiento. Esta consiste en un gráfico del cielo para el momento y lugar exactos en que nació la persona. Si no se conoce la hora de nacimiento con exactitud, se puede hacer la carta natal con una hora aproximada.

Incluso es posible establecer la carta natal sabiendo sólo el día, mes y año de nacimiento, pero obviamente las conclusiones son más generales.
En el gráfico de una carta astral, el cuarto círculo (de afuera hacia adentro), contiene dibujados 360 grados con 360 pequeñas rayitas. Cada 30 grados hay un trazo mayor que marca el comienzo de un nuevo signo zodiacal y la finalizaci¢n del anterior.

Esta circunferencia con 12 sectores de 30 grados cada uno -los 12 signos zodiacales- representa el llamado zodíaco. En el zodíaco, formado por los doce signos zodiacales, se mueven los diez planetas astrológicos. Estos son: SOL, LUNA, MERCURIO, VENUS MARTE, JUPITER, SATURNO, URANO, NEPTUNO y PLUTON.

La Tierra no se cuenta como planeta, pues la Astrología se basa en las posiciones que tienen los planetas “vistos desde la Tierra”. Es decir, nuestro “observatorio” es la Tierra, con lo que ésta no puede ser considerada como planeta.
Los símbolos de los 10 planetas astrológicos se encuentran esparcidos por el zodíaco. Por ejemplo, una persona puede tener su Sol a 5 grados de Piscis, la Luna a 23 grados de Aries, Mercurio a 17 de Acuario, etc., etc. Es decir, cada persona tiene a sus diez planetas colocados en diferentes grados de los doce signos zodiacales.

Cuando se dice que una persona es Aries, por ejemplo, solamente significa que, en el momento del nacimiento, su Sol estaba en alguno de los 30 grados del signo de Aries.
El Sol, visto desde la Tierra, va recorriendo los doce signos del zodíaco, más o menos uno por mes, para completar una vuelta completa a ésta al cabo de un año. Así, aproximadamente el 21 de marzo de cada año (inicio de la primavera), el Sol se coloca en el comienzo del zodíaco, que coincide con los 0 grados del signo de Aries; el 22 de abril, más o menos, el Sol esta a 0 grados de Tauro; el Sol sigue avanzando (casi un grado por día) y el 21 de mayo se sitúa a 0 grados de Géminis; y así sucesivamente, hasta que el siguiente 21 de marzo vuelve a colocarse en el principio del zodíaco (0 grados de Aries).

Ya puedes entender por qué es tan limitado hacer un estudio astrológico basándose sólo en el signo de la persona. Por ejemplo, si sabemos que alguien es Cáncer, es porque nació entre el 21 de junio y el 22 de julio. En realidad tendríamos que decir que el signo solar de esta persona es Cáncer, pues lo único que sabemos hasta ahora es que cuando nació tenía el Sol en alguno de los 30 grados de Cáncer. Pero, ¿dónde tenía esta persona en el instante del nacimiento a la Luna, a Mercurio, a Venus, y al resto de los planetas?. Esto solamente se puede saber haciendo la carta astral de nacimiento completa.

Si se observa el informe de una carta astral natal, concretamente al principio, se puede saber en qué signos y en qué grados tenía a sus diez planetas en el momento del nacimiento. Se puede saber cuáles eran las posiciones planeta-signo natales.

Qué es el ascendente

Además de las posiciones de los diez planetas astrológicos, al final pone “Asc”. ¿Qué nos está indicando esta abreviatura?
Quizás haya oído alguna vez decir a alguien “tengo mi Ascendente en Escorpio” o “soy de Ascendente Leo”. ¿Qué es en definitiva el Ascendente? y, sobre todo, ¿cu ál es su Ascendente?. Ya le hemos dado una pista muy importante pues si mira en el listado ver á después de la posición de Plutón, la de su Ascendente (Asc).

Para entender mejor lo que es el Ascendente, en una carta astral natal que hay doce sectores numerados (del 1 al 12) separados con líneas, los cuales se llaman casas. Hay dos líneas más importantes que las demás. La primera de ellas va de izquierda a derecha del horóscopo (casa I – casa VII). Este trazo horizontal es la LINEA ASCENDENTE – DESCENDENTE. A la izquierda está el ASCENDENTE y a la derecha se encuentra el DESCENDENTE. La segunda raya fundamental es más o menos vertical y corresponde a la línea medio cielo-fondo del cielo (casa X – casa IV).

La línea AC-DC representa el horizonte del lugar donde nació. Es decir, todos los planetas que en su gráfico están por encima de esa raya horizontal podían ser vistos en el cielo en el preciso instante de su nacimiento, porque estaban por arriba del horizonte. En cambio, todos los astros que tiene en su gráfico por debajo de esa raya, no se podían ver cuando nació, pues se encontraban por debajo del horizonte de su lugar natal.

El Ascendente es el punto cardinal Este , y es por donde salen el Sol y el resto de los planetas, hasta llegar a la parte más alta del horóscopo o Medio-Cielo (Sur). Luego comienzan a bajar y se meten por el Descendente (Oeste). Si el Sol natal de una persona está cerca del Ascendente, quiere decir que nació al amanecer; si está próximo al Medio-Cielo, nació a mediodía; mientras que si el astro solar se ubica cercano al Descendente, entonces la persona nació cuando el Sol se ponía.

El signo Ascendente representa su forma de ser externa, es decir, cómo se comporta cotidianamente, cómo reacciona en la vida diaria y cuál es su temperamento psicológico cara a los demás.

Las piedras angulares de la magia

Las piedras angulares de la magia

Conocer y entender los elementos es lo más básico en el arte de la brujería y es esencial para hacer magia. Casi todos los factores de los que se compone se relacionan con estos elementos de una manera o de otra. Aunque se pueden hacer algunos hechizos sin necesidad de comprender su funcionamiento, tales encantamientos suelen ser menos efectivos y/o actúan con menos previsión o no lo hacen en absoluto.

Los elementos a los que me refiero no son los de la tabla periódica, sino los atributos básicos de las fuerzas de la naturaleza y de la Tierra. Son, por tanto, el Aire, el Fuego, el Agua, la Tierra y el Espíritu. En sus muy distintas formas son aspectos del ecosistema de los que surge toda la vida y que influyen sobre nuestra existencia.

El Aire es el viento; desde la brisa veraniega más gentil a los huracanes y tornados que arrasan el planeta. Todos los seres vivos necesitan respirarlo de alguna manera. El Fuego es el calor y la luz que emanan del Sol, así como las llamas que alumbran nuestros hogares o las que se propagan salvajemente y asolan lo que encuentran a su paso como lo haría un incendio en un bosque. La vida, por supuesto, necesita la luz y el calor para sobrevivir: El Agua abarca desde una simple ducha hasta un aluvión, así como los arroyos, los ríos, los océanos o los mares en calma o sumidos en la peor de las tempestades. En su estado más brutal es el tsunami o la violenta marejada. Y, desde luego, todas las formas de vida necesitan el agua para sobrevivir. La Tierra son las rocas, las piedras, los guijarros y los minerales, además de la arena en la que subsisten diversas criaturas; pero es también el terremoto que puede extinguirnos. Es el medio en el que crecen las plantas y un agente fundamental en la cadena alimentaria. El Espíritu es la divina y misteriosa chispa de la vida; la diferencia entre algo que vive, crece y se reproduce o lo que yace quieto e inerte.

En este capítulo me centraré, sobre todo, en cuatro de los cinco elementos: Aire, Fuego, Agua y Tierra. En el pasado, los seres humanos solían pensar que estos elementos influían y controlaban todos los aspectos de la vida cotidiana, que determinaban si habría comida suficiente y si las personas prosperarían o no. La carencia o exceso de los mismos traía consigo una gran hambruna y la posibilidad de vivir o de morir. Es evidente que todavía pueden hacerlo; basta con mirar un telediario para ver los efectos de los huracanes, de los incendios en los bosques, de la sequía, de la hambruna, de los terremotos, de los corrimientos de tierras, de los tsunamis y otros efectos que prueban que puede haber una superabundancia o una carencia manifiesta de cualquiera de estos elementos. El quinto, el Espíritu, es lo que diferencia lo que está vivo de lo que no lo está, y posee también un matiz divino que guarda una relación directa con la Diosa y con el Dios. El capítulo que le he dedicado se centra en las diosas y en los dioses, y en las maneras en las que puedes llegar a comprender qué son exactamente. Entre tanto, imagínalos a tu antojo.

En la brujería, y en otros credos, los elementos no son sólo las fuerzas físicas de la naturaleza; también forman parte de nosotros. El Aire simboliza nuestro pensamiento, esa parte de nosotros que reflexiona; es además nuestra respiración y el sentido del olfato. El Fuego se convierte en el entusiasmo y las pasiones, en esos sentimientos enérgicos que nos sobrecogen y que nos obligan a actuar o a reaccionar, en el latido del corazón y en el sentido de la vista. El agua encarna nuestras emociones, la alegría, la risa, la pena y las lágrimas. Es la sangre que corre por nuestras venas y el sentido del gusto. La Tierra equivale a nuestra forma física, al cuerpo y al sentido del tacto. El Espíritu es una parte inmaterial de nosotros mismos a la que también podríamos llamar el sentido del ser o el alma.

Los elementos están presentes y vinculados a otros aspectos de la vida: a la hora del día, a la estación del año, a la edad de una persona e incluso a la dirección de la brújula. El Aire, que siempre debe ocupar el primer lugar, representa y lo representa la mañana, la primavera, la juventud y el Este. El Fuego es la tarde, el verano, la edad adulta y el Sur. El Agua es el crepúsculo, el otoño, la madurez y el Oeste. La Tierra es la noche, el invierno, la senectud y el Norte. El Espíritu los abarca a todos ellos. Los elementos forman parte de lo que hacemos a diario. El Aire es la idea y el proceso de reflexión que nos lleva hasta ella. Por eso este elemento ocupa el primer lugar, pues conviene que meditemos nuestras acciones antes de llevarlas a cabo. El Fuego personifica el entusiasmo que nos hace desear transformar nuestros pensamientos en actos. El Agua podemos interpretarla como nuestro bagaje sentimental. La Tierra viene definida por lo físico que hace acontecer las situaciones. El Espíritu es la chispa que da la vida, esa parte de nuestro ser que contagiamos a todo para hacerlo especial y nuestro.

Los elementos son también la base sobre la que se apoya el Círculo de las Brujas. Cada uno de ellos se llama o invoca con un propósito y se ordena en el cuarto que le corresponde del compás, esto es: Aire al este, Fuego al sur, Agua al oeste y Tierra al norte. El Espíritu es, a la vez, la Diosa y el Dios, el ser y también el núcleo del Círculo y toda su circunferencia. En ocasiones utilizamos colores para representarlos. Así, el amarillo se corresponde con el Aire, el rojo con el Fuego, el azul con el Agua y el verde con la Tierra. No obstante, pueden emplearse otras combinaciones cromáticas. Para crear un buen hechizos, primero tienes que concebir la idea (Aire), a continuación pensarás en ella con entusiasmo (Fuego), después te involucrarás sentimentalmente (Agua) y, por último, la llevarás a cabo (Tierra), eso sí, tendrás que poner una parte de ti para que eso suceda (Espíritu).

Sus atributos demuestran lo importante que son los elementos, tanto en la vida cotidiana como en la brujería, pues no son sólo fuerzas muy poderosas de la naturaleza, sino que también están en contacto con todos los aspectos de la existencia y de nuestro interior. Para crear magia es esencial que los conozcas y los entiendas y, por supuesto, también todo aquello con lo que están relacionados. Si pretendes que la magia actuel de la manera que deseas, tienes primero que ser capaz de manejar las energías tanto desde el interior como desde el exterior. El primer paso para conseguirlo es experimentar de forma activa con los elementos de la naturaleza.

El misterio de la Virgen de Guadalupe


Hallazgos, preguntas y una inmensa devoción siguen rodeando el manto de la Virgen de Guadalupe aparecida al indio Juan Diego en épocas de colonización española en México. Luego del Vaticano, su basílica es la más visitada. ¿Por qué tanta fe? ¿Cuál es su historia? ¿Qué dicen los científicos? Un fenómeno religioso que moviliza a peregrinos de todo el mundo.

A primera vista, quienes se encuentran con la imagen de la Virgen de Guadalupe, creen que se trata de una pintura y preguntan por su autor, pero no existe tal cosa. Los creyentes se atreven a decir que fue pintada en el cielo. Y no sólo por su historia, sino también por los numerosos estudios científicos a los que fue sometida la imagen, que dieron, y siguen dando, resultados inexplicables desde una mirada racional. Los científicos americanos, Smith y Callaghan, de la Nasa, tras estudiar el manto, no encontraron explicación acerca del origen de la obra ni rastros de pinceladas. El Dr. D. Ricardo Kühn, premio Nobel de Química, admitió que no halló en el manto colorante alguno, ni animal, ni vegetal, ni mineral, ni sintético. “Se trata de un colorante desconocido”, aseguró. Don Francisco Camps Ribera, experto en técnicas pictóricas, observó que la tilma (manto) no había sido preparada para pintar sobre ella, algo que “ningún artista humano hubiera elegido”.

Tampoco se explica cómo la tilma se sigue conservando desde 1531, ya que está constituida por fibra vegetal de un cactus que no dura más de 20 años. Además, en los inicios, la imagen era expuesta a la intemperie, acariciada constantemente por los fieles.

En 1921, sufrió un atentado cuando un hombre dejó una bomba, oculta entre unas flores al pie del altar. La explosión destruyó cristales, hizo volar candelabros, dañó el altar y retorció una cruz de bronce. Sin embargo, el cristal de la Virgen no se rompió y la imagen no sufrió daños. Hoy, los mejicanos veneran de un modo especial esa cruz de bronce, expuesta en la basílica, por “proteger a su Santa Madre de tan perverso atentado”.

En cuanto a los ojos de la Virgen, más de una decena de oftalmólogos los han investigado. El Dr. Enrique Graue, director de un hospital oftalmológico en México, los examinó con oftalmoscopio de alta potencia y aseguró apreciar en ellos “la profundidad de un ojo vivo”. En los ojos aparece el efecto Púrkinje-Sánsom: se triplica la imagen en la córnea y en las dos caras del cristalino, un fenómeno exclusivo del ojo vivo. Luego, el Dr. Carlos Salinas halló la imagen de un hombre reflejada en los ojos de la Virgen (el hombre sería Juan Diego). Años más tarde, el Dr. José Aste Tonsmann, quien escribió un libro sobre el tema, descubrió en una córnea de siete milímetros, la escena que la Virgen tendría delante de sí, en el momento del milagro, conformada por un grupo de doce personas.

¿Por qué creemos en fantasmas y casas encantadas?

Por qué creemos en fantasmas y casas encantadas

La fe en lo sobrenatural es extremadamente común, y no puede ser eliminada con una educación científica, asegura desde Gran Bretaña el psicólogo de la Universidad de Bristol, Bruce Hood. La razón: los seres humanos nacen con un cerebro preparado para darle sentido al mundo, aunque sea a través de explicaciones que van más allá de lo racional y de lo natural. Esa característica les permite adaptarse y sobrevivir.

En su libro Supersense: Why we believe in the unbelievable (Supersentido: por qué creemos en lo increíble), Hood analiza una capacidad específica del ser humano: la de creer que existen energías, patrones, fuerzas y entidades que operan en el mundo, a pesar de que la ciencia las niegue categóricamente.

Estas creencias y prácticas son, sin embargo, la norma y no la excepción. Así, por ejemplo, en una encuesta realizada en 2005 con 1.000 adultos estadounidenses, se constató que el 73% de éstos afirmaba creer en, al menos, un fenómeno sobrenatural.

En percepciones extrasensoriales creía el 41%. En casas encantadas, el 37%. En fantasmas, el 32%. En telepatía, el 31%. En la clarividencia, el 26%. En la posibilidad de comunicarse con los muertos, el 21%. ¿De dónde proceden todas estas creencias? Según Hood, muchas de ellas tienen su origen en la forma en que los niños piensan, de forma espontánea, el mundo.

El psicólogo argumenta que los niños generan el conocimiento a través del razonamiento intuitivo, un proceso que produce tanto creencias naturales como sobrenaturales.

Con la educación científica se aprende que las creencias sobrenaturales son irracionales, pero dado que éstas operan en un nivel intuitivo, en realidad son muy resistentes a la razón y pueden permanecer dormidas incluso en las mentes de los adultos más racionales.

Según el científico: estamos pre-equipados con un diseño mental que crea un supersentido destinado a dar forma a nuestras intuiciones y supersticiones y que resulta esencial para nuestra manera de aprender a comprender el mundo.

Por eso, afirma, es muy probable que no seamos capaces de eliminar del todo las creencias sobrenaturales o las actitudes supersiticiosas que las acompañan. Además, estas creencias podrían servir para desarrollar los lazos de los grupos sociales, a pesar de que algunas de ellas persigan o marginen a los que no las comparten.