ME GUSTA Y COMPARTIR

MEDITANDO CON LA RESPIRACION


Shiva, dijo:

“Ser radiante… Esta experiencia puede empezar entre dos alientos. Después que entre el aire hacia abajo y justo antes que suba y salga, el beneficio…”

Cuando entra tu aliento, observá: por una milésima parte de un instante, no hay respiración -antes que exhales, antes que suba y salga el aire…El aire entra, después hay un punto en que se detiene la respiración…después sale el aire; cuando sale el aire, de vuelta por un momento, o por una fracción de segundo, se para la respiración…Después, volvés a inhalar.

Justo antes de inhalar o exhalar hay un punto en el que no respirás; en ese instante es posible que te pase, porque cuando no respirás no estás en el mundo…Entendé esto: cuando no estás respirando, estás muerto…todavía existís, pero estás muerto…Pero es tan breve ese momento que vos nunca te diste cuenta…

Cuando entra el aire es renacer; cuando sale es morir. La exhalación es sinónimo de muerte; la inhalación es sinónimo de vida; entonces, con cada respiración estás muriendo y renaciendo…El intervalo entre las dos es muy corto, pero una observación y atención aguda y sincera te lo va a hacer sentir. No necesitás más nada; vas a sentirte alegre: lo conociste, te pasó…

No tenés que entrenar la respiración; dejála como está.

¿porqué una técnica tan simple? …-parece tan simple, ¿una técnica tan simple para conocer la verdad?

Conocer la verdad quiere decir conocer eso que nunca nace ni muere, conocer ese elemento eterno que existe siempre…Podrás conocer la exhalación, podrás conocer la inhalación, pero nunca conociste el intervalo entre las dos…

Probalo; repentinamente lo vas a entender -y podés recibirlo porque ya está ahí, no tenés que agregarle nada -ni a vos, ni a tu estructura: ya está ahí…Todo está ahí, excepto cierta conciencia…

Entonces, ¿cómo lo conseguís? Primero, tomá conciencia cuando entra el aire; observalo…olvidate de todo: solamente observá el aire entrando -paso a paso…cuando toca tus fosas nasales, sentílo ahí; después, dejá que vaya hacia adentro, andá junto con la respiración, totalmente conciente…Mientras vas bajando, bajando, bajando con la respiración, no te separes de ella…no te adelantes ni te atrases, andá con ella.

Acordate: no te adelantes, ni la sigas como una sombra, andá con ella simultáneamente…

La respiración y la conciencia se tiene que volver una unidad; la respiración va para adentro; vos vas para adentro…solamente así va a ser posible llegar al punto que está entre ambas, entre la inhalación y la exhalación. No va a ser fácil…

Entrá con el aliento y después salí con el aliento: adentro ya fuera, adentro y afuera…Este método lo usó Buddha particularmente, por eso se convirtió en un método budista. En términos budistas se lo conoce como ‘Anapanasati yoga’ y en esta técnica se basó la iluminación de Buddha, solamente en ésta…

Si seguís practicando la conciencia de la respiración, un día, de repente, sin saberlo, vas a llegar al intervalo.

A medida que tu conciencia se vaya haciendo más profunda, intensa, aguda; a medida que te centres en ella, va a ir desapareciendo el mundo exterior; tu mundo es solamente la inhalación y la exhalación…son el panorama de tu conciencia -de pronto, te tiene que pasar que sientas el intervalo donde no hay respiración…

Si vas minuciosamente con la respiración, cuando no haya respiración, ¿cómo vas a poder estar inconsciente? De pronto, vas a darte cuenta de que no respirás y va a llegar el momento en que sientas que el aliento no está entrando ni saliendo…se detuvo totalmente la respiración…en esa instante, ‘el beneficio’…

Osho