Diario Angelical


Las formas en que los ángeles nos hacen saber que están en la labor que les hemos encomendado (aunque en realidad para ellos estén jugando) son muchas veces de lo más extraño e imaginativo. Así, es sumamente importante permanecer atentos para que no se nos escapen sus señales.

Además de la sensación de paz y tranquilidad, de la finísima emoción y de la gran esperanza que nos embargan cuando ellos están cerca, hay que estar especialmente atentos a las casualidades y coincidencias, pero sobre todo y muy especialmente, a los sueños.

Por eso es tan importante tener en nuestra mesilla de noche y de ser posible, siempre a mano durante el día, un cuaderno o diario donde podamos registrar las impresiones y las intuiciones que nos llegan y sobre todo los sueños.

En el momento de despertar siempre solemos recordar lo soñado; sin embargo, esos recuerdos se desvanecen a medida que nos adentramos en las actividades del día. Por ello es tan importante anotarlos en el mismo momento en que despertamos. Si no disponemos de tiempo, unas pocas palabras serán suficientes para “anclarlos” en este lado de la realidad, permitiéndonos luego recordarlos y tal vez anotarlos ya con todo detalle.

En este diario podemos también vertir nuestras impresiones y todo aquello que pueda ser una señal procedente del otro lado, al igual que pensamientos, ideas y cualquier cosa que siendo alegre, vivificante y graciosa llegue hasta nosotros durante el día. Del mismo modo podemos escribir en él nuestros mensajes, nuestros comunicados y peticiones para los ángeles.

El diario nos dará confianza y seguridad, nos mostrará de un modo innegable los progresos que estamos haciendo y se convertirá en un instrumento clave en nuestra comunicación angélica.

Sin embargo, los principales beneficios que el diario nos proporcionará no pueden ser apreciados en este mundo tridimensional, pues se escapan de él, invaden una dimensión superior que quizás sea aquella en la que los ángeles viven y juegan, y ¿quién sabe si los ángeles no utilizarán también ese mismo diario para transmitirnos sus indicaciones, su amor y su ayuda?.

David Walker

Atraer entidades Angelicales


"Para atraer a las entidades angélicas y retenerlas, debemos crear a nuestro alrededor una atmósfera muy pura. El momento más favorable para este trabajo es la salida del sol. A medida que asciende por el horizonte el sol cambia de color. Cuando aparece es rojo, después naranja, después amarillo, y dependiendo de la calidad del aire, puede adoptar también tonalidades verdes, azules y violeta. Y finalmente se vuelve blanco, incandescente. Al elevarse por el cielo, el sol canta toda la gama de colores, y cada una de ellas emite un sonido. Así pues, ¡qué sinfonía cuando llega al blanco deslumbrante! En esta sinfonía, en estos destellos de luz, nuestra aura se purifica, se refuerza y vibra más intensamente; lanza señales a las entidades angélicas que sienten que están invitadas a una fiesta. Acuden a participar en ella y, como todos los invitados que se dirigen a una fiesta, traen regalos."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

LA ACURICULOPUNTURA






No cabe duda de que nuestro cuerpo es una especie de mecano en el que están situados estratégicamente una serie de resortes, cuya utilidad la investigación oriental ya la ha descubierto.

La milenaria medicina china nos transporta a un mundo nuevo del concepto sanitario.

Para ellos, cuando ese movimiento permanente, antagónico y complementario que sobre nuestro sistema están realizando las energías yin y yang se desequilibra, se produce la enfermedad.
Topográficamente, el individuo tiene unas zonas perfectamente localizables sobre el cuerpo humano con funciones específicas de orden reflexológico, que además sirven para corroborar el diagnóstico.
Entre esas zonas está el pabellón auricular que sirve también para verificar sobre los puntos sensiblemente localizados en esas parcelas los correspondientes procedimientos terapéuticos conducentes a equilibrar la energía desfasada y consecuentemente “producir la curación”.
En medicina china se acude siempre a la estimulación de determinados puntos auriculares para conseguir la sanación.
Las patologías que se atienden con más éxito son: obesidad, ansiedad, insomnio, adicciones, dolores óseos, problemas digestivos, jaquecas. Cabe destacar que la tan temida obesidad se trata con un 90% de éxito.

EL DESTINO - frases celebres


No creo en la casualidad ni en la necesidad; mi voluntad es el destino.
John Milton (1608-1674), poeta británico.

Cada hombre tiene que inventar su camino.
Jean Paul Sartre (1905-1980), filosofo y escritor francés.

Resulta una gran verdad que el destino es una ley cuyo significado se nos escapa, porque nos faltan una inmensidad de datos.
Ferdinand Galiani (1728-1787), estadista italiano.

No creo que haya que lamentarse sobre el propio destino, pero a veces es muy duro.
Svetlana Stalin (1926-¿?), escritora soviética.

El destino, el azar, los dioses, no suelen mandar grandes emisarios en caballo blanco, ni en el correo del Zar. El destino, en todas sus versiones, utiliza siempre heraldos humildes.
Francisco Umbral (1935-2007), escritor español.

Ni aún permaneciendo sentado junto al fuego de su hogar puede el hombre escapar a la sentencia de su destino.
Esquilo de Eleusis (525 aC – 456 aC), poeta trágico.

Caminante, no hay camino; se hace camino al andar.
Antonio Machado (1875-1939), poeta y prosista español.

Yo creía que la ruta pasaba por el hombre, y que de allí tenía que salir el destino.
Pablo Neruda (1904-1973), poeta chileno.

¡Actúa en vez de suplicar. Sacrifícate sin esperanza de gloria ni recompensa! Si quieres conocer los milagros, hazlos tú antes. Solo así podrá cumplirse tu peculiar destino.
Ludwing van Beethoven (1770-1827), compositor y músico alemán.

Siembra un acto y cosecharas un habito. Siembra un habito y cosecharas un carácter. Siembra un carácter y cosecharas un destino.
Charles Reade (1814-1884), escritor ingles.

A menudo encontramos nuestro destino por los caminos que tomamos para evitarlo.
Jean de la Fontaine (1621-1695), escritor y poeta francés.

Si llego a mi destino ahora mismo, lo aceptare con alegría, y si no llego hasta que transcurran diez millones de años, esperare alegremente también.
Walt Whitman (1819-1892), poeta estadounidense.

Yo soy el dueño de mi destino; yo soy el capitán de mi alma.
William Ernest Henley (1849-1903), poeta y editor Britannico.

Los espíritus vulgares no tienen destino
Platón (427 aC-347 aC), filosofo griego.

Lo que ha de suceder, sucederá.
Virgilio (70 aC-19 aC), poeta romano.

Lo que se considera ceguera del destino es en realidad miopía propia.
William Faulkner (1897-1962), escritor estadounidense.

El hombre sensato cree en el destino; el voluble, en el azar.
Benjamín Disraeli (1766-1848), estadista ingles.

La manera en que una persona toma las riendas de su destino es más determinante que el mismo destino.
Karl Wilhelm Von Humboldt (1767-1835), político prusiano.

Tendremos el destino que nos hayamos merecido.
Albert Einstein (1879-1955), científico estadounidense de origen alemán.

Los mismos cueros tenemos todos los mortales al nacer y, sin embargo, cuando vamos creciendo, el destino se complace en variarnos como si fuésemos de cera.
Camilo Jose Cela (1916-2002), escritor español.

Que nadie le diga lo que tiene que hacer a alguien que ya ha decidido cuál debe ser su destino.
Proverbio árabe.

El destino mezcla las cartas, y nosotros las jugamos.
Arthur Schopenhauer (1788-1860), filosofo alemán.

Siempre se ha creído que existe algo que se llama destino, pero siempre se ha creído también que hay otra cosa que se llama albedrio. Lo que califica al hombre es el equilibrio de esa contradicción.
G.K.Chesterton (1874-1936), escritor británico.

No olvides tu historia ni tu destino.
Bob Marley (1945-1981), músico jamaicano.

Luchar contra nuestro destino seria un combate como el del manojo de espigas que quisiera resistirse a la hoz.
Lord Byron (1788-1824), poeta británico.

Créeme, en tu corazón brilla la estrella de tu destino.
Johann Christoph Fiedrich von Schiller (1759-1805), pieta y dramaturge Aleman.

El destino no reina sin la complicidad secreta del instinto y de la voluntad.
Giovanni Papini (1881-1956), escritor italiano.

No mires nunca de dónde vienes, sino a dónde vas.
Pierre Agustín de Beaumarchais (1732-1799), poeta dramático francés.

Me apoderaré del destino agarrándolo por el cuello. No me dominará.
Ludwing van Beethoven (1770-1827), compositor y músico alemán.

A veces nuestro destino semeja un árbol frutal en invierno. ¿Quien pensaría que esas ramas reverdecerán y florecerán? Mas esperamos que así sea, y sabemos que así será.
Johann Wolfgang Goethe (1749-1832), poeta y dramaturgo alemán.

Un hombre no es otra cosa que lo que hace de sí mismo.
Jean Paul Sartre (1905-1980), filosofo y escritor francés.

Llamamos destino a todo cuanto limita nuestro poder.
Ralph Waldo Emerson (1803-1882), poeta y pensador estadounidense.

Debemos obrar, no para ir contra el destino, sino para ir delante de él.
Friedrich Hebbel (1813-1863), poeta y dramaturgo alemán.

Preocupaciones y Angeles


Si nos preocupamos continuamente, es que estamos tomando la vida de un modo equivocado. ¡Cuánta gente se pasa las noches en vela preocupada por un problema cuya solución sólo le podría llegar durante el sueño!.

Cuando la preocupación ensombrezca nuestras vidas, acordémonos de los ángeles. Cualquiera que sea la causa de dicha preocupación debemos estar totalmente seguros que ellos podrán tratar el asunto mucho mejor y de un modo más efectivo que nosotros con nuestra preocupación. Mandemos a los ángeles al corazón del problema y pidámosles que se lleven nuestras preocupaciones con ellos. Así, con las manos y la mente ya libres, y con la ayuda incondicional de ellos, podremos finalmente actuar con efectividad.

Si estamos preocupados por un problema de salud, pidamos primeramente la ayuda del arcángel Rafael, él pondrá a nuestra disposición legiones de ángeles de curación, ángeles sanadores del cuerpo que inmediatamente comenzarán a trabajar bajo nuestras indicaciones mentales. Si nos preocupa una situación que vamos a tener que afrontar y que se presenta difícil, mandemos antes a los ángeles a que suavicen o incluso eliminen las dificultades, siempre que ello sea posible. Podemos también pedir a nuestro ángel de la guarda que se entrevista con los correspondientes de las otras personas implicadas, a fin de disponerlos favorablemente.

Si nos inquietan asuntos de dinero, podemos recurrir a los ángeles especialistas en asuntos financieros, a los creadores de oportunidades y a los que disipan las dificultades, estando muy atentos a las señales que ellos nos manden para corregir el rumbo de nuestras finanzas o la marcha de nuestro trabajo.

Nadie es demasiado joven ni demasiado viejo para establecer una comunicación con los ángeles, pero sí tal vez demasiado serio. Eliminemos de nuestras vidas toda seriedad innecesaria y toda preocupación innecesaria. Ellos pueden ayudarnos a hacerlo.

Debemos recordar que cualquier problema deberá ser resuelto para el mayor bien de todos los implicados y que es necesario siempre incluir expresamente esta frase en nuestra petición. Recordemos también finalmente, dar las gracias por su ayuda a nuestros hermanos mayores espirituales.

Averigua el nombre de tu ANGEL

Según la Biblia, existen miríadas y miríadas de ángeles, pero como ya hemos visto sólo tres son llamados en ella por su nombre: Gabriel, Miguel y Rafael. Los antiguos hebreos creían en una compleja jerarquía angélica, en la que todos y cada uno de sus componentes tenía un nombre propio, pues dentro del misticismo judío el nombre estaba revestido de una importancia capital.

Todas las órdenes místicas y esotéricas poseen un ritual de iniciación, en el que el novicio toma un nombre nuevo, que generalmente debe permanecer secreto. Es una representación de su nacimiento a la orden, y a través de ella, a una nueva vida. Ese nombre significa nuevos poderes, nuevos conocimientos y mayores logros espirituales.

Así, el hecho de nombrar a alguien o a algo parece tener un importante significado. La invocación de los ángeles de la antigüedad judía – luego adoptados por el mundo de la magia – debía hacerse pronunciando su nombre, en ciertos momentos y en determinadas condiciones.

Del mismo modo, el hecho de descubrir el nombre de nuestro ángel de la guarda puede también ser considerado como una especie de iniciación, como la recepción de una clave que nos dará acceso a nuevos niveles de conciencia. Este descubrimiento constituye tal vez el punto crucial de la relación con nuestro ángel guardián. Teniendo en cuenta que la inmensa mayoría de los humanos no somos capaces de percibir a los ángeles de un modo sensible, cualquier comunicación que de un modo inequívoco venga de ellos adquiere una importancia vital. Y entre esas comunicaciones, una de las primeras y principales es la recepción del nombre de nuestro ángel de la guarda. Desde ese momento, dicho nombre nos permitirá contactar permanentemente con nuestro ángel, haciendo que la comunicación sea mucho más fácil, ya que nuestra fe y nuestra seguridad habrán aumentado considerablemente.

Se han dado diferentes métodos para averiguar el nombre de nuestro ángel de la guarda, pero tanto basándome en mi propia experiencia como en la de numerosas personas que he consultado, una vez más parece que lo más simple es lo más efectivo.

Mi consejo es que cada noche, antes de dormir, establezcas contacto mental con tu ángel, pidiéndole su ayuda durante el sueño, para los asuntos que en ese momento te preocupen, cualquiera que sea su índole. También durante el día, deberías en alguna ocasión apartar tu mente del trabajo o de lo que en ese momento te ocupe, para mandarle aunque sólo sea un simple saludo y por supuesto, podrás pedirle su ayuda siempre, en cualquier momento y cualquier circunstancia.

Una noche, en esa especie de oración o comunicación mental, pídele que si lo cree conveniente te revele su nombre, para así poder dirigirte mejor a él y estrechar de este modo la unión ya existente entre vosotros.

Lo usual es que bien en sueños, o por la mañana al despertar, el nombre de tu ángel se manifieste clara y distintamente ante tu conciencia. No esperes un nombre bíblico, ni forzosamente terminado en “el”. Puede ser un nombre muy conocido o puede que jamás lo hayas oído en tu vida. Puede ser un nombre extranjero, o un diminutivo común. Puede ser algo que no parezca nombre en absoluto, pero automáticamente tú sabrás con toda seguridad que ése es su nombre y desde ese preciso momento tendrás ya una forma de invocarlo, de iniciar la comunicación con él. Dale las gracias y disponte a iniciar un nuevo, alegre y esperanzador día.

COMUNICATE CON TU ANGEL GUARDIAN

1. Busque un lugar tranquilo, siga las pautas indicadas en mi información sobre la meditación. Si no las ha recibido o si las extravió me las puede volver a pedir.
2. Prepárese mentalmente para el encuentro, solicite la participación del ángel en la forma de alguna persona que venga a ayudarle en un problema. Recuerde que muchas de las personas que aparecen en nuestra vida en un momento determinado son enviadas por los ángeles para ayudarnos en ese problema específico.
3. Pide a los ángeles que le ayuden a comunicarse con ellos en sueños. Anote sus sueños, escríbalos y compárelos.
4. Esperar sus manifestaciones.

Son los protectores de la Tierra y de los seres humanos; cuidan para que se preserven los ideales del bien supremo, y cada uno de ellos tiene una tarea definida para dar servicio, guiar y defender a los seres humanos para así no caigamos en el caos que produce la inconsciencia, la ignorancia y la falta de amor. Su día es el 29 de septiembre.

La inconsciencia y la ignorancia nos van llevando hacia la oscuridad, nos alejan de la luz, del entendimiento y del conocimiento. Los humanos, para poder evolucionar, debemos despertar la conciencia y estar conscientes, esto quiere decir; darse cuenta de cómo pensamos, cómo sentimos y cómo actuamos. Y esto lo lograremos a medida que aprendamos a observarnos, para poder conocernos y corregirnos.

Si invocamos las energías de los Arcángeles, estos estarán para asistirnos y así lograr estar conscientes. Hay infinidad de Arcángeles, los más conocidos son; Miguel, Gabriel, Rafael y Uriel. Estos están presentes en el judaísmo, en el cristianismo y también en el Islam.

Los Arcángeles proyectan su energía en un panorama amplio. Actúan sobre grupos de individuos y vigilan naciones. Pero también auxilian a las personas que los invocan si estos individuos son merecedores de su ayuda.

LOS ARCANGELES

Rafael se viste de amarillo con reveses violeta. Representa al amanecer y se describe como un adolescente muy bello de ojos azules y cabellos rubios ensortijados que forman una aureola dorada alrededor de su cabeza.

Miguel, que sigue a Rafael en esta rueda cósmica, se viste de rojo y verde y representa el color del mediodía. Miguel se describe como un hombre joven de unos 25 años de edad. Su piel es clara con tonos dorados, sus ojos son verdes y su cabello es rojo como una llama, espeso y ondulado Y le llega hasta el cuello.

Gabriel se viste de azul claro con reveses anaranjados. Representa a la tarde. Aparenta una edad de alrededor de 35 años. Su piel es tostada, sus ojos azul verde y su cabello bronceado le llega hasta los hombros.

Uriel es el ángel que cierra la rueda solar, el ángel de la tierra. Se viste de cuatro colores: verde oliva, verde limón, ladrillo, marrón oscuro o negro. Representa al anochecer. Su piel es morena, sus ojos castaños y su cabello castaño oscuro, casi negro, le pasa de los hombros. Uriel es el único de los cuatro arcángeles que tiene barba. Su barba es oscura, espesa y rizada pero no larga. Representa una edad entre los 40 y 45 años. Como es fácil ver en esta descripción de los cuatro arcángeles, estos van madurando en edad según pasamos de un punto cardinal a otro y su apariencia física se va oscureciendo. Esto se debe a que la rueda solar simboliza el día. Desde que amanece hasta que oscurece. Es por eso que Rafael es rubio como el sol naciente y Uriel oscuro como la noche.

MAYAS - 2012

Nadie pone en duda la capacidad de éstos científicos del mundo antiguo, los Mayas, considerados como los maestros del tiempo, su comprensión del mismo se traduce en la precisión de sus cálculos calendarios, permitiéndoles la posibilidad de profetizar eventos que se han cumplido, uno tras otro, llegando a una fecha donde todas las predicciones se terminan, “diciembre del 2012”.

Nace así la gran incógnita mundial alrededor de la misma, tejiéndose toda una gama de especulaciones, que tal vez nada tengan que ver con la antigua visión maya, pero que si, plantean su vigencia como seres místicos, iluminados por una ciencia que nos alcanza y nos mantiene en vilo.

Ellos entendieron el tiempo y el espacio con más precisión que nosotros, sabían que el planeta Tierra entraría en la sincronización con el Universo exactamente en año 2012, basados en sus conocimientos de la conexión entre el Sol y la Tierra.

A diferencia de otros calendarios antiguos el Maya no ha tenido errores y comprende un período de 5.125 años desde el año 3113 aC, hasta el 2012 dC, con predicciones exactas y por ello la ultima fecha representaría la más grande todas las predicciones.

Así queda instalado el gran enigma mundial que se teje sobre el año 2012, donde el tiempo maya se detiene, indicando un final o un nuevo comienzo, para la humanidad.

Todo en el Universo, como la vida misma representa un ciclo y como tal cuando llega a su fin, siempre vuelve a comenzar, por lo tanto ¿que podemos esperar del año 2012?, “afrontar lo inesperado”, como todos los días.

Para aquellos que se preocupan por estos temas, deben saber, que tal vez tan antiguo como el conocimiento Maya, sean éstas palabras:

Ayer, es historia

Mañana, es incierto

Hoy, es un regalo.

PARTICIPAR EN ESTE BLOG